sábado, 15 de abril de 2017

DE TODO UN POCO MÁS

Parece que no hay manera de que me ponga a escribir como no sea en vacaciones. Se me ha pasado otro trimestre y no he portado por aquí. No vamos a lamentarnos por ello, sin embargo, es lo que hay en esta etapa en la que estoy. Aprovechemos pues, para remediarlo. La Semana Santa sigue siendo mi época favorita del año. No hay que estresarse comprando regalos de última hora;  te reencuentras con gente que ya sólo ves una vez al año como mucho; el tiempo acompaña; en las ciudades hay un ambiente estupendo y en las playas hay gente pero sin llegar a ser agobiante. No hace falta suicidarse comiendo, de hecho se valora más el tapeo y punto, En una palabra, todo es primavera y olor a azahar y eso que yo soy alérgica y no paro de estornudar. Vamos, que la prefiero mil veces a la navidad y al verano.  Esto ya lo había dicho en alguna que otra ocasión. Hace años dediqué una entrada a lo que me evocaba esta semana. La titulé Incienso y Claveles , si no recuerdo mal, y me dedicaba a exponer lo que significaba para mí siendo como soy de Cartagena, una ciudad en que la Semana Santa es algo muy serio. El olor a incienso y a claveles me transportaba directamente a mi infancia, a los años en que yo salía en las procesiones. Hoy en día los sigo recordando como una de las etapas más felices de mi infancia y adolescencia. Y en el momento en que se convierten en un recuerdo tan preciado están automaticamente desprovistos de toda ideología o creencia. Simplemente es parte de una tradición de la que fui partícipe y que inculqué a mis hijos para que así mismo la sintieran, como algo inherente a Cartagena. Hoy en día, sin embargo, me cuesta mucho ver una procesión y no compararla con las de hace 30 años. En mi modesta opinión, sobre todo las californias, y conste que soy california, son demasiado largas. Han añadido muchos tronos y una procesión que ya de por sí era larga como la del Miércoles Santo, ahora es eterna. Lo mismo ocurre con la del Domingo de Ramos, que se caracterizaba por ser una procesión muy simpática, en la que se lucían los niños y  ahora no se acaba nunca. Se hace pesadísima. Por lo mismo, por la cantidad de nuevos tronos que se han añadido.
A eso hay que añadirle que con la cantidad de nuevos bares que se han abierto ultimamente, sólo se huele a fritanga. Vamos, que es difícil oler a claveles o a incienso.    
No obstante, me sigue encantando. Y esta que se acaba la he disfrutado inmensamente. He hecho un poco de todo. He visto una procesión, he ido a la playa, he visto a mi amiga de Madrid e incluso me he reencontrado con un amigo mío al que hacía justamente 30 años que no veía. Y como supondréis me llevé una gran alegría. Primero por reconocernos después de tantos años y segundo porque nos pusimos a hablar como si  nos hubiéramos visto el año pasado. Fue genial.
Pero antes de llegar a estas maravillosas vacaciones he tenido un trimestre de lo más movido. Hemos tenido movilizaciones por la escuela pública, manifestaciones, encierros, huelgas y me he alegrado de ver a los alumnos implicados, preocupados y comprometidos. Aunque una vez más el gobierno regional se pasará por el arco del triunfo lo que tengamos que decir profesores, padres y alumnos. Al fin y al cabo, en sus despachos es donde mejor se ve cómo están las aulas y lo que ocurre en los institutos. Pero eso, claro, no es noticia.
Así mimo ha sido el trimestre más literario que recuerdo. No solo he participado activamente en las efemérides de los poetas Antonio Machado y Miguel Hernández en la biblioteca del centro, sino que tuve el placer de presentar el último libro de mi amigo y compañero Antonio Parra Sanz, Cuentos Suspensivos. La presentación tuvo lugar en el café Mr. Witt y a pesar de ser un sito muy acogedor a mí me imponía bastante, de hecho al principio del acto estaba bastante tensa. Pero en cuanto logré relajarme lo disfruté un montón y quedó muy bien.
Y eso es todo lo que ha dado de sí el trimestre, además de estar por una vez al 100% de acuerdo con la Academia de Hollywood pues le dieron el Oscar a mejor película a Moonlight y el mejor actor a Casey Affleck por Manchester by the sea. :)
Suzy



sábado, 28 de enero de 2017

AÑO NUEVO

Hola de nuevo. Feliz año a todos. La última vez que estuve por aquí fue antes de las navidades. Navidades que por cierto, no pudieron ser más nefastas. Perdimos a tres figuras míticas que han tenido mucha influencia en mi vida y que por tanto lamento enormemente. Primero George Michael, cuya música me acompañó en gran parte de mi juventud y a quien admiraba por igual como artista y como ser humano. Después perdimos a Carrie Fisher, y todos los frikis de las galaxias nos quedamos un poco más solos. Y por si eso no fuera suficiente, su madre, la maravillosa Debbie Reynolds se nos fue detrás por no poder soportar tanto dolor. Dos actrices que protagonizaron dos de mis 5 películas favoritas. Y mira que con lo que me gusta el cine, ese TOP FIVE es de lo más complicado, me cuesta mucho elegir. Pero ahí están en el podio, Star Wars y Cantando bajo la lluvia .
En fin, 2016 se llevó a muchos de mis referentes por delante (David Bowie, Alan Rickman, Prince) y el año nuevo nos ha traído lo peor de ese gran país lleno de contradicciones que es Estados Unidos. Definitivamente, vamos a extrañar muchísimo al presidente más cool de las últimas décadas.
Dicho todo esto, hoy estoy de enhorabuena. Me he llevado una gran alegría esta mañana.
Con motivo de la celebración de Santo Tomás de Aquino, ilustre patrón de la enseñanza secundaria, estábamos en la cantina empezando las actividades con el consabido chocolate con bollos y mientras que vigilaba para que determinados elementos subversivos no abusaran de los bollos y hubiera para todos, me he dado cuenta de que un chico alto, delgado con gafas se me quedaba mirando y me sonreía. He notado que seguía mirando y entonces es cuando he caído en la cuenta. Se trataba de mi alumno de Isaac Peral, Mohamed Mohouti, que ya está en 4º de ESO y que yo me lo dejé en 1º hecho un crío. Uno de los mejores alumnos marroquíes que he tenido y que además de atravesar media Cartagena a diario para llegar a Isaac Peral, se dejaba la piel trabajando y esforzándose por aprender. Ni uno sólo de los días que le di clase se mostró con desgana o se quejó de nada y creo recordar que no faltó ni un solo día.
Y ya os digo que vivía al otro extremo de la ciudad. Fue una auténtica gozada darle clase y enseñarle, porque realmente quería aprender y eso es muy gratificante y muy raro hoy en día.
Por supuesto, le va muy bien en 4º y espero que siga estudiando Bachillerato.
Tengo que reconocer que me ha alegrado el día. Ha sido genial volver a verlo y comprobar que no ha cejado en su empeño por aprender.
Suzy


miércoles, 30 de noviembre de 2016

UNA NUEVA ESPERANZA

Hola de nuevo, mis alumnos han vuelto a darme una lección y eso ya es motivo suficiente para publicar una entrada. Como veréis sigo con  referencias cinéfilas y alguno de vosotros puede que haya reconocido en el título de la entrada el título de una película que supuso el comienzo de una de las sagas más rentables de la historia del cine. Por supuesto que los fans de "La Guerra de la Galaxias", aunque ahora queda más chuli usar el título original, "Star Wars", ya sabrán que me refiero al Episodio IV.
La saga está tan arraigada en la cultura popular de la última mitad del siglo XX y lo que llevamos de XXI que hasta los NO seguidores de la misma, reconocen a sus legendarios personajes.
En el Episodio IV, Obi-Wan-Kenobi se convertía en la última esperanza para salvar a los rebeldes de la dominación del Imperio encabezada por uno de los mejores personajes que nos ha dado el cine, el malvado Darth Vader. A su vez Obi-Wan depositaba en el joven Luke Skywalker todas sus esperanzas para devolver el equilibrio a la fuerza y derrotar al lado oscuro.
Pues mis alumnos de 1º de bachiller e incluso algunos de 4º de la ESO disfrutaron ayer de uno de los mejores clásicos de la historia del cine y no murieron en el intento. Cuando digo disfrutaron, lo digo con doble intención, o  lo que es lo mismo, la vieron y les gustó.  
Con motivo del Festival Internacional de Cine de Cartagena, el FICC, se está proyectando un ciclo dedicado al gran Billy Wilder y se pueden volver a visionar algunos de sus mejores títulos. Ayer en concreto le tocaba el turno a la sin par "El Apartamento". La gente de mi generación puede admirar facilmente la grandeza de esta obra, después de todo teníamos obras maestras como esta para desayunar, comer o cenar. Lo extraordinario es que a mis alumnos no les estallara el cerebro al verla ayer. Igual que a los marcianos de "Mars Attacks" les estallaba el cerebro al oír la canción que ponía la abuela del protagonista en su tocadiscos y de esa manera se salvaba la humanidad, yo pensaba que mis alumnos al ver una película sin efectos especiales, sin acción trepidante,  sólo con diálogos y personajes (y qué personajes) perecerían.  Sus pobres cerebros sobreestimulados a base de videojuegos y basura cibernética se desintegrarían como los de los marcianos de Tim Burton, al ser obligados a ver una película en blanco y negro en versión original subtitulada. 
Pero no fue así, a algunos de ellos incluso les gustó y hasta se portaron bien. 
Como he dicho, aún hay esperanza para el futuro de la humanidad, no todo va a ser Gran Hermano y Mujeres Hombres y Vicecersa. 
Demos gracias a los dioses. 

Suzy
  

lunes, 14 de noviembre de 2016

CINE ESPAÑOL

Hola otra vez, como dije he vuelto con las pilas cargadas. Voy a seguir contando cosas que me han pasado ultimamente.
He ido al cine un montón desde que volví de la playa y puedo recomendar unas cuantas películas que no os deberíais perder. Entre todas esas hay unas cuantas españolas que no tienen nada que envidiarle al cine que viene de allende los Pirineos. Y es que el cine español está subiendo de nivel por momentos.
Si además hablamos de actores hay uno que brilla con luz propia y que aunque ya sabíamos que era bueno, no se cansa de demostrarlo. Estoy hablando de Antonio de la Torre. Creo que no le quedan registros por probar. Da igual lo que haga, siempre se sale y siempre, siempre está tan convincente que vemos al personaje, nunca al actor. Y ahí está la grandeza del actor, de cualquier actor que sea capaz de enseñarnos eso. 
Pero vamos a hablar de películas que deberíais ver:
   Recomiendo especialmente la opera prima de Raúl Arévalo (otro grande, por cierto) Tarde para la ira.
En ella podemos encontrar a un Antonio de la Torre soberbio junto a otros muchos, están todos geniales. La película es dura, pero buenísima. Espero que le den todos los reconocimientos que se merece.
   Otra muy buena es la última de Alberto Rodríguez (el de la la Isla Mínima) El hombre de las mil caras. Se debería llamar la verdad sobre el caso Roldán o cómo nos engañaron (y nos siguen engañando) nuestros políticos. Es de visionado obligado, además de ser un muy buen thriller, interpretado impecablemente tanto por el genial Eduard Fernández como por José Coronado que, todo hay que decirlo, mejora con la edad, no hay duda.
   La última de J.A.Bayona no necesita promoción, pues ha tenido una campaña mediática impresionante. Pues sí, está justificada, después de todo es el Spielberg español y nuestro Midas particular, ya que todo lo que toca se convierte en oro. Chapeaou por Bayona. Le ha vuelto a salir redonda.    
Un monstruo viene a verme es de visión obligada para cualquier cinéfilo y para los que no lo son también.
   Que Dios nos perdone es lo último de Rodrigo Sorogoyen, que ya nos sorprendió con Stockholm, y de nuevo nos encontramos  con un Antonio de la Torre en estado de gracia. Pero aquí además le hace la réplica un Roberto Álamo que no le va a la zaga. Roberto Álamo es otro de los nombres que van a empezar a sonar a partir de ya. Otro thriller que te mantiene pegado al asiento desde el minuto uno.
   Y por último lo último de Dani Rovira, 100 metros. Este último sí que es un fenómeno sociológico digno de estudio. Ha pasado de ser un habitual del Club de la Comedia con un una repercusión relativa y adscrita a los fans del Club, a convertirse en omnipresente.
Doquiera que mires te lo encuentras, ya sea en un programa de radio, uno de televisión, un anuncio, o todas y cada una de las comedias de moda. He de confesar que de tenerle cariño y disfrutar con sus monólogos, le había empezado a coger manía. Sin embargo, este fin de semana he cambiado de opinión y he vuelto a recuperar mi fe en el muchacho, aunque sigo saturada por su intensa presencia mediática.  En 100 metros se mete en la piel del deportista Ramón Arroyo que de no ser por su condición de enfermo de esclerosis múltiple no lo conoceríamos. La película nos cuenta lo durísima que es esta enfermedad tomando como vehículo la historia de superación de este hombre que decidió convertirse en un "IronMan" y participar en un triathlón, la prueba deportiva más dura del planeta, cuando le diagnosticaron con la enfermedad.
Pues Dani Rovira ha superado también la prueba de meterse en un papel dramático y debo decir que la supera honrosamente y sin sobreactuar. La película, dirigida por Marcel Barrena, también es muy recomendable, no solo para ver a Dani en este nuevo registro sino para, como he dicho, entender un poco mejor lo que tienen que pasar los enfermos de esclerosis múltiples. Una vez más la química entre Rovira y Karra Eejalde funciona como un reloj y además podemos admirar a otra de las que ultimamente está también en todas partes, Alexandra Jiménez. Este trío ya es razón suficiente para ir a verla, pero además es una buena película. 
Estas son mis recomendaciones en lo que se refiere a cine español. Ya me contaréis.

Suzy 



domingo, 13 de noviembre de 2016

DE TODO UN POCO

Hola por fin. Hace siglos que no porto por aquí y supongo que habréis pensado que ya había echado el cierre, pues no, al menos todavía no. No es que no me haya pasado nada digno de mención, es que son demasiadas cosas y no veo el momento. Ya sé que suena a excusa barata, pero es lo que hay.
Desde que volvimos del verano mi vida ha cambiado un poco. Tengo a mis hijos estudiando en el mismo centro en el que trabajo y eso me ha alterado bastante la rutina. Ahora ya no soy sólo la maestra de inglés, ahora también soy la madre de Pablo y Sofía. Y claro ésto que, por supuesto, es una nimiedad, me altera un poco. Muchos compañeros míos tienen a sus hijos donde trabajan y no pasa nada, será que yo estoy un poco más alterada que ellos de por sí.
Cuando tus hijos son pequeños no te quieres separar de ellos (o sí, según la caña que den) y cuando crecen no te puedes creer que hubo un tiempo que te sintieras así. La idea de perderlos de vista se te hace cada vez más atractiva. Vaya por delante que adoro a mis hijos, sobre todo si están lejos de mí.
Y como ninguno de los dos es lector de este blog tampoco me preocupa que me critiquen por lo que diga por aquí. Al fin y al cabo este medio sigue siendo mi terapia y suelto lo que me agobia.
Pero no todo han sido marrones, me han pasado un par de cosas muy buenas desde que empezó el curso. La primera y más importante es que hemos conseguido vender el local de la academia donde trabaja Gary y hemos vuelto a nuestra sede original, con una sensación de ligereza que hacía tiempo que no experimentábamos. Nos ha comprado el local La Alianza Francesa.
¡¡Viva Francia!!  A ellos les viene al pairo que debajo se hayan instalado con alevosía y nocturnidad los miserables de Fluency (otra academia de inglés),  por algo son franceses
La otra buena noticia es que por primera vez en 24 años que llevo dando inglés en la enseñanza pública, tengo un grupo bilingüe de verdad. Y cuando digo bilingüe es que lo son. Ya he hablado por aquí de lo que opino del bilingüismo y de lo mal que está planteado en este país. Sigo pensando igual. Mientras que los politicuchos de medio pelo que tenemos no se den cuenta de que la única manera de que la gente aprenda inglés es dando más horas de inglés en grupos reducidos, seguiremos yendo a la cola de Europa.
Bueno, pues resulta que el grupo de 20 chavales de 1º de bachillerato que me ha tocado en gracia este curso SÍ  me pueden seguir en inglés toda la hora, SÍ me contestan en inglés (unos mejor que otros, evidemente) y sí siento que tiene sentido todo lo que digo y explico. A ver, si alguno de mis antiguos alumnos lee esto por casualidad, que no se me ofenda por favor. En todos mis años dando clase he tenido alumnos de todo tipo, unos mejores que otros como es normal. En cada clase siempre había alguno que otro que bien porque lo llevaban a alguna academia, porque le gustaban los videojuegos, porque le gustaba la música o simplemente porque le molaba el inglés se enteraba de lo que decía y si preguntaba el significado de alguna palabra o expresión me sabía contestar correctamente. Pero era eso, uno, dos, tres como mucho. Vamos, unos pocos y para de contar. Os podéis imaginar cómo me siento. Pues genial, la verdad, estoy motivadísima. Todo lo que siempre he querido hacer en clase y que nunca he podido lo puedo hacer ahora. ¡¡Un subidón del copón!!
Además y como bonus extra resulta que son un encanto, vamos, que encima molan como alumnos y como personas. ¿Qué más puedo pedir? :)
Bueno, pues ya hemos retomado las conversaciones, menos mal.
He vuelto para quedarme.
Seguiré contando lo que me pasa y si queréis podéis seguir opinando.
Un beso a todos.

Suzy

sábado, 19 de marzo de 2016

ARRIVEDERCCI ROMA, 19 de febrero de 2016

Y así llegamos al final del viaje. Nuestro último día en Italia. Teníamos toda la mañana para despedirnos de Roma, comer sin prisa pero sin pausa y salir para el aeropuerto sin estrés.
Nos había cundido mucho el día anterior, pero había una cosa que yo quería hacer y que me prometí a mí misma que la haría en cuanto volviera a Roma y era visitar la Bocca della Verità.
En la película de William Wyler  "Vacaciones en Roma", Gregory Peck y Audrey Hepburn visitan la iglesia de Santa María in Cosmedin. Ahí se encuentra una antigua máscara de mármol empotrada en la pared del pronaos (espacio situado justo delante del templo), que muestra un rostro masculino con la boca, la nariz y los ojos perforados y huecos. Según la leyenda, si metes la mano en la boca y has mentido, la boca se cerrará tragándose tu mano.  En la película Gregory Peck le gastó una broma a Audrey Hepburn que no estaba en el guión. Se lo dijo al director y decidieron rodar la escena sin decírselo a ella. En el momento en que él mete la mano en la boca, hizo el gesto de que se la traga y al sacarla escondió la mano dentro de la chaqueta como si se la hubiera arrancado. La reacción de Audrey Hepburn fue tan natural, pues se lo creyó, que decidieron dejar la escena tal cual y hoy se ha convertido en un icono.
Bueno, pues una persona tan mitómana como yo, no podía dejar de venir a Roma y meter la mano en la boca de la verdad. Así que como era el último día "obligué" a los alumnos a visitar esa iglesia y de paso llevar a cabo el ritual del oráculo. Por supuesto, actualmente, la iglesia, que pasaría desapercibida de no ser por la película, se ha convertido en atracción turística. Hay que hacer cola y sólo permiten hacer una foto por persona. Pero a mí me merecía la pena.
Justo antes de llegar a la iglesia vimos (por fuera) el Teatro de Marcello, que es el segundo teatro más grande de la Roma de los Cesares, y que en su tercer piso alberga un precioso palacio renacentista.
Una vez visto la iglesia de la Bocca della Verità, les dimos tiempo libre a los chicos para que realizaran sus últimas compras y se despidieran de Roma.
Nosotros queríamos visitar la Piazza del Campidoglio, que se encuentra en la Colina Capitolina, entre el Foro y el Campo de Marte. Una vez más Miguel Ángel acometió la reforma de la misma y la escalinata, conocida con el nombre de la Cordonata, es un buen ejemplo. Aquí también se puede ver el Palacio de los Conservadores, el Museo Capitolino y el Palacio del Senado. No teníamos tiempo de ver el Museo Capitolino, así que ya tenemos excusa para volver a Roma. Allí mismo fuimos testigos de una boda de lo más típica. Vaya sitio para casarse, ¿eh? ¡Mola! Por cierto que las vistas del Foro desde la plaza son espectaculares.  El tiempo se nos acababa y decidimos pasear, comprar algún souvenir y volver a Peroni para comer. A los alumnos los citamos con mucho tiempo de sobra,  pues no nos fiábamos del tráfico para salir de Roma hacia el aeropuerto. Una vez más, es preferible esperar en el aeropuerto a quedarse en un atasco.   
No obstante, el tiempo les dio de sí y hasta fueron a ver el Hard Rock Café, y eso que está retirado del centro. Y con ésto nos despedimos con el corazón partío de la ciudad eterna.
Ha sido un viaje inolvidable, que hemos disfrutado un montón a pesar del cansancio y el estrés de movernos por Italia tirando de 57 adolescentes. Se han comportado como es debido y han demostrado que pueden salir de casa y desenvolverse en un país extranjero con total naturalidad. Así mismo, han comprobado que hay todo un mundo que les espera fuera de Internet. Un beso a todos.
Suzy

viernes, 18 de marzo de 2016

ROMA IMPERIAL, 18 de febrero de 2016

El hotel de Roma, como el de Venecia, era de cuatro estrellas y eso amigos míos, se nota. No obstante, no eramos el único grupo de estudiantes, así que los "intercambios culturales" surgieron por doquier. Pero una vez más, todo lo previsible en este tipo de salidas. Después de la intensidad del Vaticano, renovamos baterías para enfrentarnos con ánimo a Roma en todo su esplendor. Roma es la ciudad de las ciudades. Todo empieza y acaba aquí y gracias a Carmen y a nuestra Isa pudimos apreciar toda su grandeza. Aunque  no vamos a ser pretenciosos. Dos días en Roma no dan para nada, pero bueno, por lo menos nos llevamos una idea aproximada de lo grande que es y cuando digo grande no es sólo en tamaño, por supuesto.
Empezamos viendo el Moisés de Miguel Ángel, imponente, que una vez más estaba recién restaurado. Nuestros alumnos no saben la suerte que han tenido en este viaje. Han podido ver las tres grandes obras de Miguel Ángel recién restauradas. Mucha gente ha ido a Italia y se ha tenido que volver sin verlas. Espero que con los años sean capaces de apreciarlo.
 De ahí al Coliseo, que yo debo confesar que era lo que más ilusión me hacía volver a ver. Pero claro, eso era porque no había visto el Foro Republicano...
El Coliseo sigue siendo una de las cosas más impresionantes que yo he visto en mi vida, y yo he dado unas cuantas vueltas... Pensar que tiene la capacidad del estadio Maracaná de Rio te da qué pensar. Tenía que ser un espectáculo ver las luchas de gladiadores en semejante escenario.
Al salir del Coliseo nos fuimos al Foro Republicano y aquí fue cuando casi me da el síndrome de Stendhal por segunda vez. Madre mía, no me lo esperaba. Era como estar en la antigua Roma de verdad. Cerrabas los ojos y podías ver a los senadores pasear con sus túnicas por esas calles. Fue maravilloso. Además el dios del Sol se había aliado con nosotros y hacía un día espectacular. Los chavales disfrutaron bastante paseando por entre las ruinas de los templos y basílicas  haciéndose miles de fotos. 
Llegados a este punto nos despedimos de Carmen hasta la tarde que nos haría una visita panorámica de una hora aproximada desde el autobús de Antonio. Les dimos a los alumnos tiempo libre para comer, no sin antes llevarles a ver la famosísima Fontana di Trevi que estaba esplendida, una vez más, recién restaurada. Eso sí que lo recordaba bien. Recordaba lo sucia que estaba y quedé  gratamente sorprendida de ver cómo la han restaurado. Llevamos a cabo todo el ritual de tirar la moneda y las inevitables fotos. Y por fin nos podíamos relajar un ratito para comer. Después de comer habíamos planeado ver el Panteón de Agripa, de modo que les dijimos  a los alumnos que de verdad quisieran verlo, que nos esperaran en Fontana di Trevi después de comer. Nosotros, siguiendo los buenos consejos de Carmen, comimos en la cervecería más antigua de Roma, esto es, Peroni. Y la verdad, comimos de lujo y muy bien de precio. Los alumnos para entonces ya se manejaban de maravilla en los restaurantes italianos y comieron muy bien por su cuenta, y hasta  les dio tiempo a comprar souvenirs.
El Panteón de Agripa es un templo de planta circular erigido por Adriano entre los años 118 y 125 d. c, que a su vez se construyó sobre las ruinas del templo que Agripa dedicó a todos los dioses (la palabra panteón significa "templo de todos los dioses").  Su estado de conservación es magnífico y sigue despertando la admiración de todo el que lo visita.
Nuestro amigo Stendhal dijo cuando lo visitó:
   "El más bello recuerdo de la antigüedad romana es sin lugar a dudas el Panteón. Este templo ha sufrido tan poco, que aparenta estar igual que en la época de los romanos."
Sólo la cúpula ya es en sí  misma un prodigio de la arquitectura, al estar construida en un solo bloque. O si no las columnas. En fin, un auténtico alucine.
Con el resto de los alumnos teníamos que encontrarnos en Piazza Navona para irnos al restaurante a cenar. Piazza Navona fue otro descubrimiento, pues no la recordaba para nada. La Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini, (Fontana dei Quattro Fiumi) que preside la plaza es una maravilla.
Fontana di Trevi tendrá más fama, no sé, será por La Dolce Vita de Fellini, o porque ha salido más en las películas, pero ésta es mucho más bonita. 
Los cuatro ríos son el Nilo, el Gances, el Danubio y el de la Plata.  Una preciosidad, la verdad. Además justo delante de la fuente está la iglesia barroca de Sant' Agnese in Agone construida por Borromini, su eterno rival. Según cuentan, las estatuas de la fuente de Bernini están tapandose la cara para no ver la iglesia de Borromini pues éste le arrebató el proyecto. Ni que decir tiene que la iglesia es la quintaesencia del barroco italiano y que por supuesto entramos a visitar mientras que esperábamos a los más rezagados.
Ahora sólo nos quedaba la visita panorámica por la Roma nocturna de la mano de nuestra Carmen. Como los alumnos iban en el autobús disfrutaron mucho más de las jugosas explicaciones de Carmen que cuando tuvieron que seguirla a pie. Fue un auténtico disfrute. Nos enseñó Roma con su inmensa sabiduría y fue toda una experiencia que tardaremos mucho en olvidar. "Voy a repetirlo, fue toda una experiencia".
Gracias Carmen.
Suzy


CIUDAD DEL VATICANO, 17 de febrero de 2016

Y en esto llegamos al Vaticano. Nuestro chófer, que no se había dado mucha maña en movernos por Florencia, nos llevó hasta las mismas puertas sin inmutarse. Y eso que entrar en Roma es tela.
Teníamos que encontrarnos con nuestra guía "romana" a las 14:00 en las puertas de los Museos Vaticanos, para visitar la Capilla Sixtina, las estancias de Rafael y como no, la Basílica de San Pedro.
Como he dicho la entrada en Roma en coche/autobús es complicada. El tráfico es demencial y aunque Antonio estuvo genial, no llegamos hasta casi menos cuarto. Se nos planteaba el dilema de siempre. Comer antes o después. La visita a los museos y la basílica iba a ser larga, con lo que estaba claro que teníamos que ir comidos. No podemos decir que fue la mejor comida del viaje, porque fue literalmente engullir unas pizzas o algo de pasta y salir pitando. Teníamos las entradas sacadas y hubo un momento de tensión en que creímos que no llegábamos. Pero vamos, cosas que pasan cuando mueves a tanta gente. Y es que dar de comer a 61 personas no se improvisa. Pero en fin, lo conseguimos, ya digo que un pelín estresados, pero ahí estuvimos y ahí conocimos a la gran estrella del viaje. Carmen de la Ossa, nuestra guía en Roma. Un verdadero personaje de Fellini. Federico Fellini era un director de cine italiano, famoso por sus inolvidables personajes, por si algún alumno mío quiere saberlo :)
La explicación que nos dió sobre la Capilla Sixtina no la olvidaremos en la vida.¡¡IMPRESIONANTE!!
El único problema que tenía Carmen es que sabía demasiado y daba por sentado que nuestros alumnos estaban al tanto de todos esos conocimientos. Por supuesto, no todos pudieron "seguirla" y muchos de los chicos desconectaron literalmente el aparatito que nos repartió para que siguieramos sus explicaciones. Pero aquellos que "conectaron" con ella fliparon. Vieron el Vaticano a través de sus ojos y me atrevería a decir que no lo olvidarán facilmente. No obstante, la explicación de la Sixtina y de las estancias de Rafael fue demasiado intensa y se nos hizo un poco larga. El resultado fue que los chavales acabaron un poco hartos de todo ésto y eso a los profesores nos dió mucha rabía. Digamos que el primer contacto con Carmen no fue todo lo deseable que hubiéramos querido. Nosotros teníamos pensado hacer la visita de una manera más liviana, sabiendo como sabemos lo que aguantan los chicos. Ella, sin embargo, no supo ver o simplemente no quiso ver ésto y se explayó a conciencia. Insisto en que como guía no tiene  parangón, pero hay que distinguir a quién le estás contando qué cosas, porque todo el mundo no está igual de puesto en ciertos temas culturales.
La Capilla Sixtina que está también recién restaurada, sigue siendo una experiencia y así lo vieron los chicos, sobre todo los que aguantaron las explicaciones de Carmen. Yo que la vi la primera vez que fui a Italia en los 80, la recordaba más pequeña y además sin limpiar. Me encantó y además la pude ver bien, me habían dicho que estaba tan masificada que no la iba a poder disfrutar. Está claro que en agosto será imposible, pero desde luego en febrero, sin problemas.
De ahí a las estancias de Rafael, que es lo que nosotros hubieramos hecho de pasada y que Carmen se tomó su tiempo en explicar. Con ésto acabó por desesperar a los chavales. Cuando por fin llegamos a la Basilíca estaban para el arrastre. No obstante, la Basílica es tan imponente que hay que tener muy poca sesibilidad para no emocionarse con algo así. Entre La Piedad de Miguel Ángel, el Baldaquino, el Transparente y la Columnata de Bernini, la gran cúpula, también de Miguel Ángel, o la fachada no sabe uno con qué quedarse. Aunque en palabras de Carmen, el altar mayor no sea más que la tumba de un pescador.
Para cuando salimos ya se había puesto el sol y tuvimos tiempo hasta de ver el cambio de la guardia suiza.
Después de la consabida sesión de fotos desde el centro de la plaza dimos por concluida la visita al Vaticano. Nos despedimos de Carmen hasta la mañana siguiente que nos iba a explicar el Coliseo. Nos reencontramos con nuestro chófer en el Palacio de Justicia, después de pasar por el Castillo de Sant' Angelo (antiguo mausoleo de Adriano) y que los alumnos una vez más arrasaran con todas las sudaderas de la Universitá de Roma. Nos llevó al restaurante en que íbamos a cenar las dos noches de Roma. El restaurante Mealtime, al igual que el Fantasia de Florencia, está especializado en grupos y los chavales pudieron por fin inyectarse su dosis diaria de wifi y  saciar sus ansias físicas y virtuales.
Y así concluyó otro día perfecto en este maravilloso viaje. :)
Suzy


martes, 8 de marzo de 2016

FLORENCIA, 16 de febrero de 2016

El lunes 15 salimos de Venecia lloviendo y cuatro horas de autobús  después llegamos a Florencia, mojados, cansados y hambrientos. Se suponía que nuestro chófer napolitano, Antonio, sabía dónde estaba el restaurante en que nos esperaban a cenar. Sin embargo, no supo explicarnos muy bien cómo llegar hasta el mismo y acabamos dando un rodeo de lo más tonto. Para entonces los ánimos estaban un pelín tensos y la climatología no ayudaba precisamente. Cómo nos verían de perdidos, que una señora desde una ventana se apiadó de nosotros y buscó (supongo que en Internet) la calle dónde estaba el restaurante y cómo ir. Este punto fue de lo más "almodovoriano", y la verdad, nos animó un poco, el caso es que en seguida dimos con el sitio. El restaurante Fantasía está especializado en viajes de estudios y rápidamente nos solucionaron el problema de la intendencia para saciar a nuestros famélicos adolescentes. Con el estómago lleno todo se ve de otra manera, de modo que la vuelta al autobús fue un paseo de lo más agradable, a pesar del frío. Por cierto que al llegar al autobús nos dimos cuenta de que si hubiéramos torcido a la derecha en lugar de a la izquierda, habríamos llegado en 5 minutos al restaurante y nos habríamos evitado la odisea  pero, en fin, cosas que pasan.
La llegada al hotel fue como un jarro de agua fría y nunca mejor dicho (volvía a llover a cántaros), pues el hotel dejaba mucho que desear en comparación al de Treviso. Nuestro chófer adoptó a Antonio Noguera como ayudante para bajar las maletas y debo decir que ya no lo "relevó del cargo". Cada vez que cambiábamos de hotel contaba con él para meterlo en el maletero como si de un contorsionista se tratara.
Nuestros alumnos aceptaron el bajón en la calidad del alojamiento como espartanos, vamos, apenas se quejaron, jaja.
A la mañana siguiente y después de una nochecita muy tranquila (léase el sarcasmo entre lineas), desayunamos contra reloj para llegar a tiempo al punto de encuentro con nuestra guía, Paola.
Nos tenía que hacer un recorrido por lo más representativo de Florencia incluyendo la visita a La Academia y  a Santa María de las Flores. Afortunadamente el día amaneció frío pero sin lluvia, de modo que pudimos disfrutar la visita. Paola era muy maja y se explicaba de maravilla. Decir  Florencia es decir Renacimiento, es hablar del  Quatroccento, de Lorenzo Medici, de Brunelleschi, de Miguel Ángel... pero también es hablar del Giotto, de Boticcelli, de Filipo Lippi, y de Boccaccio o de Dante.
Es hablar de escultura, pintura, arquitectura. Es cultura con mayúsculas y cuando empiezas a pasear por sus calles y a ver sus plazas entiendes que a Stendhal le pasara lo que le pasó.
      En 1817, el autor francés Stendhal al salir de la Santa Croce y después de ver los frescos de su interior escribió: "Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados...me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme". El autor sufrió una "sobredosis" por su exposición a la belleza y las maravillas artísticas de Florencia, que desde entonces se conoce universalmente como Síndrome de Stendhal .
Y me atrevería a decir que nuestros alumnos sintieron un poco del síndrome cuando al volver una esquina se toparon con el espectáculo de Santa María de las Flores. O cuando vieron el interior de su cúpula de 45 metros de diámetro y 100 metros de altura diseñada por Brunelleschi, con los frescos del Juicio Final pintados por Vasari y junto a ella el campanario proyectado por Giotto. También tuvieron que sentir algo parecido al ver el Baptisterio con la Puerta del Paraíso, esa obra maestra de la orfebrería realizada por Ghiberti  recién restaurada. Y así fuimos subiendo de intensidad en esa sobredosis, pasando por la Piazza della Signoria con su fuente de Neptuno; con el Perseo con la cabeza de Medusa de Cellini; con el Palazzo Vecchio y  las réplicas del David; con el Puente Vecchio sobre el  río Arno y alcanzando su punto álgido en  La Academia al encontrarnos con el David de Miguel Ángel  y sufrir casi una parada cardíaca al contemplar tanta belleza.
Estaba claro que teníamos que reponer fuerzas después de tanta emoción,  para entonces ya habíamos recorrido un montón de pasos según la aplicación del móvil de Cristian Jureschi. 24.000 pasos para ser exactos, jajaja,  así que dejamos la visita a la Galería de los Ufizzi para después de comer.
Una vez más dejamos a los alumnos tiempo libre para que comieran tranquilos y a los que de verdad les quedaran ganas para seguir viendo maravillas los citamos en la puerta de los Ufizzi a una hora en que pensamos que no habría cola. La entrada para los estudiantes al igual que en la Academia es gratuita.  Para entonces ya nos habíamos despedido de Paola que, como dije al principio, nos explicó con todo lujo de detalles toda la hermosura que hay en esa ciudad.
Después de comer y de hacernos un homenaje en una heladería de lo más coqueta que hay justo enfrente de Santa María de las Flores (a pesar del frío intenso), nos dispusimos a ver los Ufizzi. La Galería de los Ufizzi no se puede ver de una vez, como todas las grandes. Es imposible ver la National Gallery de Londres en una tarde o el Reina Sofía o el Thyssen. Pero se puede uno hacer una idea generalizada y centrarse en unos cuadros determinados o en unas salas específicas y disfrutar así de manera igualmente intensa. La estrella indiscutible de la galería es El Nacimiento de Venus de Botticelli, que para mi gusto está sobrevalorado, prefiero mil veces La Primavera, pero eso es algo muy personal. Pero por supuesto en los Ufizzi se pueden ver muchas más cosas, desde La Anunciación de da Vinci hasta el Baco de Caravaggio. Desde luego al que le guste la pintura disfrutará paseando por sus salas. Hubo un grupo de alumnos insaciables de sabiduría que nos acompañaron en esta visita, ya sin guía y solo para amantes de la pintura. Desde la terraza de la galería disfrutamos de unas vistas espectaculares del atardecer florentino con la cúpula del duomo de Santa María a lo lejos.
Mientras tanto nuestros alumnos tuvieron tiempo de ir al Mercado de la Paja para comprar souvenirs o de visitar el Puente Vecchio y ver todas las joyerías. A la hora convenida volvimos a recogerlos para ir al restaurante Fantasía, el mismo de la primera noche. Y de ahí de nuevo al hotel, aunque esta vez nuestro chófer no pudo recogernos, pues el tema de los autobuses por el centro de Florencia es complicado, ya que no los dejan pasar. Nuestros alumnos recibieron la noticia con mucho agrado pues apenas estaban cansados, jaja.
Digamos que esa noche dormimos (bueno, los que dormimos) todos siendo un  poco más sabios y más felices después de haber visto con nuestros propios ojos todo lo que es capaz de hacer el hombre cuando decide crear algo bello.
Suzy



miércoles, 2 de marzo de 2016

VENECIA, 15 de febrero de 2016

Dejamos Verona con su atmósfera brumosa y llegamos a Treviso donde estaba nuestro hotel (de cuatro estrellas) y donde pudimos por fin descansar, pues llevábamos dando tumbos desde el sábado por la noche.
Al día siguiente, 15 de febrero, nuestro chófer, Antonio, nos tenía que llevar a coger el vaporetto para pasar el día entero en Venecia. Esta vez no teníamos visita guiada. Los alumnos estuvieron con nosotros durante un rato, el tiempo de explicarles lo que debían ver y después les dejamos tiempo libre hasta la tarde que debíamos volver al vaporetto para salir hacia Florencia.
El vaporetto, el Orient Express según nuestra intérprete de italiano (Leticia), se retrasó un poco. Luego resultó que era el Tourin Express y puede que no lo encontráramos por eso. Cosas que pasan. El retraso dio para que nos hiciéramos dos o tres mil fotos en el pantalán, aprovechando que la luz era increíble.
La llegada a Venecia atravesando el Gran Canal siempre es espectacular. Yo siempre he ido en invierno y entre la niebla y esa luz tan especial que tiene, me parece algo mágico. Venecia entera es como un decorado de película. No parece real. En los días claros se pueden ver parte de las 118 islas esparcidas por la laguna y los 150 canales en que se divide la ciudad.
Así que cuando bajas del vaporetto y te encuentras con esas señoras vestidas de época con sus máscaras de carnaval, te crees que te vas a encontrar con el mismísimo Giacomo Casanova.
La primera parada obligada es el inevitable Puente de los Suspiros. Puente del siglo XVIII que une el Palacio Ducal con la antigua prisión de la Inquisición, Piombi. Se le llama de los Suspiros porque los condenados suspiraban al pasar a la prisión, ya que no volverían a ver Venecia.
En seguida llegamos al Palacio Ducal, de estilo gótico, erigido entre los siglos X y XI, que ha sido desde residencia ducal, a sede del gobierno, de la corte de justicia y prisión de la República de Venecia.
La Basílica de San Marcos, principal templo católico de Venecia y obra maestra del arte bizantino, se encuentra junto al Palacio Ducal. Se comenzó a edificar para albergar los restos del apóstol San Marcos traídos desde Alejandría en el siglo IX. La fachada principal con sus mosaicos dorados y sus columnas de mármol de colores es realmente un espectáculo. Así mismo se puede ver el famoso Campanille que preside la Plaza de San Marcos convirtiendo el conjunto en una de las plazas más bellas del mundo. Napoleón solía decir que era "el mejor salón de Europa".
Visitamos la basílica por dentro (la entrada es gratuita) aprovechando el hueco de la hora de comer que no había mucha cola. Ni que decir tiene que el interior es de visita obligada para entender mejor lo que se está viendo. Se puede subir a la terraza para disfrutar de las vistas por el módico precio de 5€. Otra opción es subir al Campanille, sobre todo al atardecer.
Después de eso nos quedaba tiempo para dar un paseo en góndola y comer tranquilamente. De las tres veces que he estado en Venecia, ésta ha sido la primera vez que he montado en góndola. El paseo pequeño de una media hora cuesta 80€, que se puede dividir entre 6 personas, el máximo permitido por góndola. El viaje largo son 100€ y  por supuesto,  te llevan a ver la casa de Marco Polo, la de Giacomo Casanova y demás ilustres venecianos. Pero, entre que ese viaje dura una hora y encima es más caro, nos conformamos con el viaje de 80€ y disfrutamos cada segundo. Dos de nuestros alumnos, Cefe y Encarni, nos ayudaron a  completar los seis pasajeros que necesitábamos para el viaje. Por cierto que al ir a pagar nos hicimos un lío entre nosotros  y nos fuimos sin pagar al gondolero. Pero no llegamos muy lejos, pues en seguida vino a buscarnos para cobrar. Ahí queda como anécdota.
Ver Venecia en góndola es otra experiencia. Ver la decadencia de sus canales, la ropa tendida, las huellas del agua en sus edificios, los hoteles, las callejuelas estrechas...una vez más, es algo mágico.
Después de comer en un restaurante típico de manual, aún nos quedó tiempo para hacer acopio de souvenirs. Los alumnos mientras tanto habían comido, paseado en góndola y comprado todas las sudaderas disponibles de la Universitá de Venezia.
A la hora convenida nos dirigimos al muelle para coger el vaporetto de vuelta. Para entonces la lluvia había vuelto a hacer acto de presencia y la temperatura era cada vez más gélida. Nos despedimos de Venecia con esa luz y esa atmósfera tan cinematográfica que la caracteriza y la convierte en una ciudad muy muy especial.
Suzy

martes, 1 de marzo de 2016

VERONA, 14 de febrero de 2016

Visitar Verona en San Valentín (San Valentino en intaliano) tiene 'valor añadido'. Si por algo es famosa esta ciudad, además de porque es preciosa, es por Shakespeare y la tragedia romántica por excelencia  'Romeo y Julieta'. Podríamos decir que gracias al Bardo se ha autoproclamado como "capital del amor". Y sin duda el 14 de febrero está rebosante de amor. La ciudad entera se engalana para agasajar a los amantes y estos pululan por sus calles a sus anchas. Hay corazones decorando cada farola y cada plaza. Definitivamente no es apta para los ateos amorosos. Coincidiendo con la famosa efeméride se celebra una maratón que atraviesa incluso el Anfiteatro Romano, la Arena, que data del siglo I a.c. Verona también debe su fama a los festivales de ópera que se celebran precisamente en la Arena. Mi amiga María Luisa, lleva años intentando conseguir entradas para ver alguna ópera en semejante escenario, pero no hay manera. Como digo es famosísimo. Mi tío Juan Diego, con el que visité Italia en las dos ocasiones anteriores, sin embargo,  sí consiguió ver Aida (la de Verdi, no la del Luisma) en La Arena, pero eso fue hace muchos años.
Nuestra visita empezó bajo la lluvia pero conforme nos fuimos acercando a las murallas medievales ésta nos dio una tregua. De ese modo el guía nos explicó que la ciudad pertenece a la región del Veneto, que está rodeada de colinas y que la atraviesa el río Adigio. Las murallas son del siglo XIII, de cuando las primeras ciudades estado. Y una vez más nos asaltó nuestro amigo Shakespeare, pues desde esas murallas es desde donde Romeo recita su famosa estrofa: "Nada hay fuera de las murallas de Verona",  al ser desterrado a Mantua:
                                  There is no world without Verona walls. 
                                  But purgatory, torture, hell itself.
                                  Hence "banishèd" is banished from the world. 
                                  And world's exile is death....
                                        (Act 3, scene 3) 

Atravesando las murallas llegamos a la Arena, que se puede visitar por el ridículo precio de 1€. Ir a Verona y no visitar este maravilloso anfiteatro romano es un pecado capital. Su estado de conservación es magnífico y las vistas de la Piazza  Bra desde la summa cavea merecen mucho la pena. En 1117 hubo un terremoto muy potente que tuvo su epicentro en Verona y destruyó casi todo el muro exterior del anfiteatro.
Tras la visita a la Arena, nuestro guía nos hizo un recorrido por las plazas más representativas de la ciudad, que como ya he dicho estaba a rebosar, a pesar de las bajas temperaturas y la lluvia. Entre la maratón y la explosión amorosa por San Valentino no cabía un alfiler. No me la quiero imaginar en pleno agosto.
Nos encantó la Piazza de la Signoria con sus bonitos edificios renacentistas como el Palacio del Ayuntamiento. Pero sobre todo la Piazza delle Erbe, levantada sobre el antiguo foro romano y llamada así por albergar un antiguo mercado de especias, con preciosos edificios en los que aún se pueden ver los frescos que decoraban las fachadas.
De ahí llegamos al punto álgido de la visita, esto es, la Casa de Julieta. Entre Shakespeare y la película 'Cartas a Julieta' no se puede uno ni acercar. Y eso que la visita a la casa cuesta 6€. Hay que atrevesar un pequeño túnel, más bien un pasadizo,  que está absolutamente repleto de grafitis con todos los 'corazones' de todos los enamorados que han visitado la casa o al menos han visto el balcón y le han tocado los pechos a la estatua de bronce de Julieta. Pues como digo, intentar hacer eso el día de San Valentín tiene su riesgo, riesgo de morir aplastado. Pero por supuesto, lo conseguimos y una vez cumplimos con la tradición pudimos dejar a los chicos que se "perdieran" por Verona y comieran por su cuenta. Ocasión que aprovechamos a su vez nosotros cuatro para disfrutar un poco de la ciudad y de paso comer para reponer fuerzas. Encontramos un restaurante muy chulo justo antes de llegar a la Piazza delle Erbe y hasta nos dio tiempo a tomarnos un capuccino en un café de lo más pijo. Para entonces la lluvia había dado por terminada su tregua y nos despedimos de Verona en una atmósfera de lo más romántica. Como dije al empezar a hacer la crónica del viaje, Verona ha sido un gran descubrimiento y se merece que la vuelva a visitar, dedicándole más tiempo.
Aquí tenéis una selección de las muchas fotos que hice, espero que os gusten.
Suzy


LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL WIFI

Hola de nuevo, el pasado mes de febrero tuve la suerte de visitar Italia con el viaje de estudios de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato del Instituto Mediterráneo. Nos fuimos un sábado y volvimos viernes. Seis días y cinco noches por Italia acompañando a mis alumnos con la ayuda de otros tres compañeros; Salvador de Plástica, Leticia de Literatura e Isabel de Historia, nuestra arqueóloga experta en Roma.
Visitamos 4 de las ciudades más importantes de ese maravilloso país: Verona, Venecia, Florencia y Roma. Yo ya había estado en Venecia, Florencia y Roma, aunque sólo recordaba bien la primera. De modo que he "descubierto" Florencia y Roma además de Verona. La primera vez que visité Italia fue en mi viaje de estudios como alumna y las ciudades que visitamos fueron las mismas exceptuando Verona, en su lugar fuimos a Pisa. Por supuesto, estoy hablando de los dorados años 80 y ni que decir tiene que fuimos y volvimos en autobús. No sé las horas que pasamos dentro de ese vehículo (mucho más incómodo que cualquiera de hoy en día) pero acabamos cogiéndole bastante cariño. Nada que ver con los de ahora. Esta vez, volamos a Bolonia desde Valencia y volvimos a Alicante desde Roma. Todo ello con el beneplácito de mi compañía aérea "favorita", esto es, Ryanair. Digamos sólo que fuimos y volvimos, que en su caso ya es mucho, ¡ah! y no nos perdieron las maletas, no está mal.
Han pasado cuatro años desde mi último viaje de estudios y he notado con tristeza que la dependencia de las nuevas tecnologías (las drogas del siglo XXI) ha aumentado considerablemente. Mis alumnos viven en "Matrix" y la realidad se les presenta insoportable si no se pueden conectar a Internet.
Aún no habíamos salido de Cartagena cuando ya estaban preguntando por la contraseña del wifi en el  ¡¡autobús!!
¿HAY WIFI? pues "NO SIN MI WIFI, LOLAILO LAILO". Esa sería la frase que resume el viaje. Aunque no quiero ser injusta, el viaje fue mucho más.
Suzy

domingo, 17 de enero de 2016

"NO SÉ A DÓNDE VOY, PERO PROMETO QUE NO SERÁ ABURRIDO" D. BOWIE

Hola buenas. Decir que esta semana ha sido nefasta para el mundo de la cultura, es quedarse corto.
Nada más empezar la semana nos enteramos a bocajarro de la muerte de DAVID BOWIE.
Pero, si su último disco se había publicado ¡el día 8 de enero! ¡No puede ser! ¿Acaso no era inmortal?. Habíamos llegado a pensarlo. Década tras década nos seguía sorprendiendo y reinventándose hasta el infinito. ¿Cómo que se ha muerto? Y es que pocos sabían que estaba luchando contra el cáncer y claro está, una vez más, esa maldita enfermedad se lleva a los mejores.
En seguida se suceden los homenajes y tributos a nivel planetario. Artista incalificable y camaleónico,  artista con mayúsculas en definitva, faltan adjetivos y todos parecen muy tópicos, pero ciertos. Porque te podrá gustar más o menos pero no se puede negar todo lo que hizo y significó en el mundo de la música y del arte en general.
Y cuando nos estábamos haciendo a la idea de que se nos había ido de verdad uno de los más grandes, aunque seguíamos sin dar crédito, nos llega otro mazazo y nos dicen que el gran ALAN RICKMAN también tenía cáncer y no lo ha podido superar.No sé vosotros, pero a mí me ha sentado como un tiro. Tampoco sabíamos que Alan Rickman tuviera cáncer y tampoco estábamos preparados para que se nos fuera así, sin avisar.
Porque Alan Rickman no era sólo el inolvidable profesor Severus Snape de la saga de Harry Potter, era un pedazo de actor y una muy buena persona.
Pocas veces un actor que había hecho tanto de villano era tan querido por el público. Por algo sería. Y es que podía ser el amante más entregado  Col. Brandon, en Sentido y Sensibilidad, el marido más inepto en Love Actually, el padre más abnegado en El Perfume, el  malo más creíble de los que se han enfrentado a John McClane en la saga de Jungla de Cristal, el más esperpéntico de los Sheriff de Nottingham de Robin Hood y hasta el mismísmo Presidente Reagan en El Mayordomo entre otros. Porque antes de ser famoso por todos estos papeles ya había demostrado su versatilidad en el teatro. Así que no exageramos cuando hablamos de lo grande que era.
Podía ser cualquiera y siempre creíble, nunca veíamos al actor. Esa es la verdadera magia.
Aquí os dejo una pequeña muestra de mi profunda admiración por estos dos hombres a los que sin duda vamos a echar mucho de menos.

domingo, 3 de enero de 2016

¡¡¡FELIZ AÑO!!!

Hola a todos. Otro año se nos ha ido y ni nos hemos enterado y cada vez más deprisa. Todavía estamos intentando recordar cuáles fueron los propósitos del 2015 (que, por supuesto, no cumplimos, no nos ha dado tiempo) y resulta que tenemos que renovarlos. Yo todos los años me propongo dejar de gritar e intentar hablar más bajo, pero nada, sigo gritando. Me engaño a mí misma con que es deformación profesional, pero lo cierto es que no sé hablar normal.
Otro clásico es el de pasar más tiempo con mi familia y la verdad es que con eso de las vacaciones me pego un "atracón" de hijos, hermanos, sobrinos y padres. Pero como digo, sólo por estar de vacaciones. La semana que viene volveremos a la rutina despersonalizada en la que nos movemos normalmente y se nos olvidarán los buenos propósitos y todo lo demás.
Mi gran amigo Juan de Dios García escribió en su poemario ÁRTICO un poema que me viene a la memoria ahora que hablamos de cosas que nos proponemos y no llegamos a cumplir, o no lo intentamos lo suficiente. Sin su permiso os lo voy a copiar para compartirlo con todos vosotros. Espero que no le importe. Los dos últimos versos son mis favoritos por razones obvias, ¿no?
Feliz año a todos.
Suzy

                                             INFINITIVO

Orden del día

Avanzar a ciegas abriéndose paso a través del pecho.
Preguntar cómo se llega a ninguan parte.
Hablar tanto que ya no se siente lo que se dice.
Ser muy viejo para morir joven.

Obra

Esculpir esta leyenda en el cerebro: existir no es vivir.
Soplar en la piedra, 
escalar y ponerse a la altura de un niño, 
mover el idioma, vibrar el verbo, modelar amantes y patrias,
quedarse suspendido en la caída del precipicio.
Barrer adecuadamente el corazón,
echar el cerrojo, tirar la llave al salir.
Encontrarle valor a cada lágrima.

Este es el plan

Escapar antes de que la realidad nos detenga y nos pudra.
Abrir un mapa y comprobar hasta qué punto mienten los cartógrafos.
Contratar un poeta a sueldo. 
Seguir leyendo, seguir viviendo.




 


domingo, 1 de noviembre de 2015

BIBLIOTECAS ESCOLARES

Hola a todos. Este curso formo parte del equipo de la biblioteca del instituto Mediterráneo y debo decir que me hace mucha ilusión. Siempre me han encantado las bibliotecas, de hecho al terminar COU me planteé estudiar Biblioteconomía, que estaba muy de moda por entonces. Mi admiración por ellas creo que tiene mucho que ver con el cine. De pequeña veía esas bibliotecas tan vetustas en las que el mayordomo asesinaba al dueño de la casa (como en el Cluedo) en las películas basadas en las novelas de Agatha Christie o en cualquier película sobre estudiantes de universidad, sobre todo si eran de Oxford o Cambridge y me quedaba embelesada viendo aquellas maravillas. Pues así sigue siendo. Me parecen lugares mágicos y me pasa como a Audrey Hepburn en Tiffany's cuando decía que allí nada malo podía pasarte, excepto que venga el mayordomo a asesinarte jeje.
   Todo esto lo estoy contando porque el pasado día 24 de octubre se conmemoraba el Día de las Bibliotecas Escolares. En el instituto lo celebramos el viernes día 23 por razones obvias. Para conmemorar la efeméride, la profesora que se encarga de nuestra biblioteca, Begoña García Vicuña, nos pidió a todos los que colaboramos con ella que escribiéramos un relato corto o un microrrelato alusivo a las actividades que normalmente realizamos en la misma. Una vez recopilados otro profesor, Salvador Martínez, se encargó de encuadernarlos para que se los pudiéramos leer a los alumnos que fueron bajando a la misma durante toda la mañana.  No los he leído todos, pero los que he leído están muy bien. A los alumnos les sorprendió bastante la iniciativa y me atrevería a decir que les gustó.
   Y como no podía ser de otra manera voy a compartir con todos vosotros mi relato. Ya me diréis qué os parece. Un beso y a seguir disfrutando del otoño.

                                         La sala encantada 

    Cada vez que cerraba la puerta con llave se preguntaba lo mismo: ¿Qué hacían los libros cuando ella no estaba? ¿Seguiría Peter Pan luchando con Garfio? ¿Conseguiría Frodo destruir el anillo o se lo quedaría Gollum? ¿Acaso los personajes de todos aquellos libros se liberaban y daban rienda suelta a sus pasiones en cuanto se veían solos? Si era así, a lo mejor Vronsky no se aburrirá de Karenina después de todo, o Romeo recibirá el mensaje de Fray Lorenzo y no creerá muerta a Julieta. Puede que cada noche en la biblioteca los personajes de todos aquellos relatos logren salir de sus páginas y se reúnan en la mesa del centro a contarse sus penas y sus alegrías. Algunos se dedicarían a buscar a su amada por todas las estanterías, mientras que otros llevarían a cabo su anhelada venganza. Así Ofelia podía amar a Hamlet sin atormentarse, ya que éste no tendría que vengar la muerte de su padre. De igual modo Guillermo de Baskerville se encontraba con Sherlock Holmes y le ayudaría a resolver el último caso que le tenía obsesionado. 
    Lo que tenía claro es que en la biblioteca pasaban cosas muy raras cuando ella salía. Cada mañana se encontraba los libros en los sitios más insospechados. En apariencia todo estaba como lo había dejado el día anterior, pero al fijarse más detenidamente notaba que La Isla del Tesoro se había colocado junto a  Los Tres Mosqueteros. ¿Significaba eso que Long John Silver quería ofrecer sus servicios a Milady de Winter? Si  El Libro de la Selva estaba junto a  20.000 Leguas de Viaje Submarino ¿era por qué Mowgli quería subir al Nautilus? Seguramente estaba harto de perseguir a Shere Khan y quería ver el mar. 
    Lázaro de Tormes se ponía a trabajar para Celestina y así no pasaba tanta hambre, o Úrsula Iguarán acogía a Férula Trueba cuando Esteban la echaba de su casa. No sabía muy bien cómo explicar todo aquello pero habría jurado que alguna mañana al abrir la puerta y justo antes de encender las luces había escuchado al capitán Ahab diciendo “Llamadme Ismael”…
Suzy

domingo, 25 de octubre de 2015

EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ

Esta semana se han vertido ríos de tinta sobre el 21 de octubre de 2015, el día en que Marty McFly y su amigo Doc Brown llegaban al futuro y claro está,  yo no podía ser menos. Además de los cientos de homenajes, la salida a la venta en DVD y bluray de una super caja que contiene la trilogía completa con todos los extras imaginables, más un libro y ¡¡un condensador de fluzo!!; lo mejor para mi gusto ha sido la idea de volver a proyectarla en salas comerciales. Y es que la película, por lo menos la primera, ha envejecido muy bien. Vaya por delante que no soy una friki de la trilogía, lo mío es Star Wars, jeje. Pero tengo que reconocer que la primera siempre me ha gustado y verla en el cine me reafirmó. No todas las películas soportan el paso del tiempo con la misma impunidad. Se me viene a la cabeza el caso de 'El Graduado'  que, en mi modesta opinión, está totalmente desfasada, vamos, que eso no hay quién se lo crea hoy en día, por muchas Mrs. Robinsons que siga habiendo.
'Regreso al Futuro' fue un puntazo cuando la vimos en 1985. El guión era redondo; el casting, un acierto; la música, genial; los gags ingeniosos... Pues, vista después de 30 años sigue siendo genial. Le di publicidad entre mis alumnos, que no la habían visto. Les dije que les pondría un positivo si iban al cine a verla. Porque lo mejor ha sido que la han repuesto en versión original con subtítulos. Pues, ni por esas, no vi a ninguno. No obstante, mi hija o el hijo de mi compañera Joaquina fueron a verla por primera vez  y les encantó. Lo cual respalda mi teoría del envejecimiento con dignidad. El cine estaba lleno de gente de mi quinta o un poco más jóvenes, no faltaron los frikis de turno que iban vestidos de Doc con su bata de científico loco y su peluca blanca y hasta una madre joven con niños de unos 7 u 8 años. Pues, cuando acabó aplaudimos como locos y eso hacía mucho que no lo veía yo.
Otra cosa que me encantó fue, por supuesto, verla en versión original que no recordaba si la había visto o no. El caso es que descubrí que habían traducido "mal" un par de cosas. Cuando Marty está en casa de Lorraine (su futura madre) porque el padre de ésta casi lo atropella, ella empieza a llamarle Calvin y Marty muy asombrado le pregunta que porque lo llama así, a lo que Lorraine responde que porque lo lleva escrito en su ropa interior, Calvin Klein. En el año 85 en España no habíamos oído hablar de la ropa interior de Calvin Klein y aún pasarían unos años antes de que se pusiera de moda. Por tanto los traductores/dobladores, con muy buen criterio tengo que decir, decidieron traducirlo por Levi Strauss que era lo que estaba "partiendo la pana" en esa época. De igual modo cuando Doc le empieza a preguntar a Marty que quién es el Presidente de los Estados Unidos en 1985 y éste responde que Ronald Reagan, Doc no da crédito y empieza a enumerar actores para los principales puestos en el gobierno: Jerry Lewis, Vicepresidente y John Wayne como Ministro Defensa. Sin embargo en la versión original le pregunta si Chuck Berry es el Ministro de Economía. Una vez más debieron pensar que nos iba a hacer más gracia o al menos que más gente reconocería el nombre de John Wayne. Otro detalle que demuestra que todo absolutamente todo, se pensó y mucho, es que cuando Marty aterriza en 1955 la película de estreno en el cine de su localidad, Hill Valley, es 'La Reina de Montana'. Esa película se estrenó en 1955 y está protagonizada precisamente por Ronald Reagan y Barbara Stanwyck. Luego queda claro que los guionistas, Robert Zemeckis y Bob Gale, no dejaron nada al azar.
En cuanto a la segunda parte, no se puede decir que haya corrido la misma suerte. Aunque cuando se imaginaron el futuro lo hicieron asesorados por Carl Sagan, decidieron dar un tono más ridículo o por lo menos no tan serio a sus predicciones y por este motivo es por lo que hoy nos da la risa cuando vemos los "aeropatines" y los coches voladores, las zapatillas Nike con "robocordones", la ropa que se seca sola etc.
Sin embargo sí acertaron en lo de las televisiones de pantalla plana, las videoconferencias, las gafas inteligentes (Google glass)...
Nike sigue insistiendo en que pronto veremos esas zapatillas y Pepsi va a sacar una partida conmemorativa de la Pepsi Perfect que se venderá a 20 dolares la botella, igual que 'Tiburón 19', la Universal ha sacado un falso trailer (teaser trailer) sobre Jaws 19 para celebrar el aniversario.
En cualquier caso, insisto en que siempre es un placer todo este tipo de iniciativas que tienen que ver con llevar a más gente a las salas de cine o animar a descubrir clásicos aunque sean clásicos modernos.
Mención aparte merece el caso de Michael J. Fox, icono del cine teenager de los 80 y que hoy lucha con mucha dignidad contra el Parkinson que le diagnosticaron en 1991. Casi todo lo que se ha recaudado con todos estos homenajes y conmemoraciones va destinado a su Organización para la lucha contra el Parkinson, The Michael J. Fox Foundation.
Suzy







lunes, 12 de octubre de 2015

ESCAPADA A ÁMSTERDAM

Hola a todos. Siguiendo con lo que dio de sí el verano, tengo que contaros que a finales de agosto me fui a Ámsterdam con mi hija. Era la excusa perfecta para celebrar la graduación, aunque no hacen falta excusas para hacer una escapada a Ámsterdam. Sólo estuvimos cuatro días, tres noches en realidad, pero es suficiente para tomar contacto con la ciudad. Digamos que te sirve para sentar las bases de futuras visitas.
Yo llevaba años queriendo visitarla pero ya sabéis lo que pasa, con eso de que es un destino relativamente cercano, lo vas dejando. La ciudad es muy fotogénica y nos fuimos dispuestas a agotar la tarjeta de memoria de nuestras cámaras. Bien sabido es que agosto es el peor mes del año para viajar, pero es cuando media humanidad tiene vacaciones, y si no te lo programas con tiempo pues es lo que hay. Como digo, lo decidimos en un arrebato y no había mucho margen de maniobras. No obstante, tenía muy claro lo que quería ver y para evitar las interminables colas de las hordas de japoneses (y lo que no son japoneses) que invaden Europa en agosto, saqué por Internet las entradas del Museo Van Gogh y del Rijksmuseum, que son las visitas obligadas por excelencia. La tercera en discordia sería la Casa de Ana Frank, pero al ser tan reducido el aforo no tuve tanta suerte. No quedaba ni una entrada desde el mes de julio. Pero, sinceramente, me interesaba mucho más lo de los dos museos. Y la verdad es que lo recomiendo mucho, lo de sacar las entradas por Internet, tanto como  lo de visitar los dos museos.  Aunque si no os va mucho lo de visitar tanto museo, al menos uno de los dos, según sean vuestras preferencias.
En lo que se refiere al modo de llegar allí, hay vuelos directos desde Alicante y si vais sólo 3 o 4 días como yo se puede ir sólo con equipaje de mano. Eso sí, teniendo en cuenta la compañía con la que voléis podrás subir uno o dos bultos a la cabina, y eso incluye el bolso para las chicas. Con la que nosotras volamos sólo nos dejaba uno, de modo que al final acabas facturando y pagando, of course. Así que no sé yo dónde están las ventajas de "volar barato". Esto de las compañías de bajo coste daría para varias entradas, con que mejor lo dejo ahí.
Otra cosa que hay que tener en cuenta (y mucho) es la climatología, porque te condiciona todo lo que vayas a hacer. A nosotras nos hizo un tiempo asqueroso. Llovió los cuatro días y tuvimos que ir haciendo planes alternativos. De modo que puedes aprovechar para visitar  los museo mientras está diluviando, o cualquiera de las iglesias o todo lo que esté a cubierto. Las fotos evidentemente tendrán todas un filtro ceniciento de lo más romántico, aunque en una ciudad como Ámsterdam con tantos canales, si hace buen tiempo pueden hacerse unas fotos espectaculares.
Visitar Ámsterdam es visitar sus canales, sobre todo el Grachtengordel, nombre impronunciable para el semicírculo que forman los tres canales principales (Prinsengracht, Keizersgracht y Herengracht) que se remonta al siglo XVII. El origen de la ciudad, sin embargo, data de 1222 cuando se represó el río Amstel y la ciudad empezó a expandirse a orillas de este río. Damme significa presa, el nombre de la ciudad surge de la unión de ambas palabras: Amstelldamme. Por supuesto el Grachtengordel es Patrimonio de la Humanidad. Además de ser famosa por estos canales es incluso más conocida porque todo el mundo se mueve en bicicleta. Esto es bastante común en cuanto pasas de los Pirineos, pero digamos que en Ámsterdam lo han llevado hasta sus últimas consecuencias llegando a ser una cuestión vital. Todo, absolutamente todo, el mundo va en bici, haga frío, llueva o nieve. No digamos en verano, que aunque llueve bastante, con eso de que es verano no les importa tanto mojarse. ¡Y menuda velocidad alcanzan! Tengo que confesar que llega un momento en que es agobiante. Vale que sea muy ecológico y que mola, pero es que andar también mola y no te dejan. No señor, la dictadura de la bici ha relegado a los peatones y te juegas la vida si vas un poco despistado. Pero yo lo siento mucho, reivindico mi derecho a vagabundear y perderme por las ciudades que no conozco, de hecho creo que es la mejor manera de conocerlas. Pues aquí te lo ponen difícil. Y vosotros me diréis "pues haber cogido una bici", que por supuesto está baratísimo y todo el mundo lo hace, por aquello de allá donde fueras...  Pues no es que no sepa montar en bici (que algún mal pensado seguro que lo piensa), es que simplemente si voy con el mapa, la cámara y mirando cada edificio, pues es un pelín complicado que no me estrelle con los holandeses que van que se las pelan. Pero insisto en que soy yo, que seré muy antigua para esto de viajar, no sé. Nosotras además de andar como buenamente podíamos, nos movíamos en tranvía, que es otra alternativa muy ecológica y que sale bien de precio. Es recomendable sacarse un billete de 24 horas que os permite subir y bajar de los tranvías a demanda. Nuestro hotel estaba en el barrio de los museos y eso está un poco retirado del centro. No obstante, era una zona muy tranquila y claro está, los museos estaban a tiro de piedra.
El tema del alojamiento es otro cantar. Los hoteles, a no ser que te vayas a los de cuatro estrellas o más, son cutres de narices, por no decir algo peor. Pero si a lo que vamos es a estar todo el día pateando y a ir al hotel a descansar y poco más, te conformas con que esté medianamente limpio, o por lo menos sin cucarachas en el baño. Si tenemos en cuenta que Holanda está en el euro, es bastante fácil a la hora de hacer compras y gastar en comidas. Con esto digo que sabes lo que estás gastando y lo que te va a dar de sí el presupuesto que te hayas propuesto. Aunque con el nivel que tiene la ciudad, si queréis gastar, no sufráis que tendréis para elegir, jeje.
No se me puede olvidar mencionar lo guapísimos que son los holandeses (ellos y ellas) y lo majos que son, por no hablar del hecho de que todos son políglotas. Porque está claro que si tu idioma es más una enfermedad de la garganta que un idioma y sólo lo hablan tus compatriotas, te pones las pilas y aprendes inglés. Véase el caso de los finlandeses, daneses, checos,noruegos... Pero lo que no me esperaba es que además de hablar inglés (perfectamente) también hablaran español, italiano, francés o lo que se tercie. Y no sólo los que están cara al público, no, casi todo el mundo controla al menos dos idiomas o más, además del suyo. Pues, la verdad , da un poco de envidia.
Otra de las visitas obligadas es el Barrio Rojo. Y sobra añadir que hay que visitarlo de noche, porque aunque están todo el día "expuestas" es por la noche cuando aquello se pone en todo lo suyo. Ni que decir tiene que estaba abarrotado, ya que además de las putas en los escaparates están las famosas coffee shops, que es una de las razones más populares para visitar Ámsterdam, puesto que es donde se puede fumar hierba con total normalidad. Teniendo en cuenta que ya no se puede fumar en casi ningún sitio llama incluso más la atención. Ya habréis deducido que el barrio se pone hasta arriba de jóvenes y no tan jóvenes con ganas de fiesta. Lo de las putas en los escaparates ya mola menos, a mí por lo menos me dio mal rollo y sobre todo mucha pena, no por prejuicios sino por lo de verlas como mercancía barata, en fin.
En cuanto al tema gastronómico se refiere, la ciudad ofrece una gran variedad de cafés y restaurantes para todos los bolsillos. Los puestos callejeros que venden patatas fritas (con piel), servidas con mucha mayonesa en cucurucho están por todas partes. Nosotras optamos por una comida ligera temprano (al estilo del lunch inglés) y así aguantábamos para cenar un poco más fuerte a la hora de ellos que suele ser a partir de las 8. Le dimos fuerte a los restaurantes italianos que, los hay por doquier, por aquello de "malo conocido".
Además de pasear por los canales, pasear por el Vondelpark (el Central Park de Ámsterdam), visitar los museos, que merecen mucho la pena los dos, (aunque hay muchos más, pero en cuatro días no da tiempo a más), la Casa de Ana Frank si tenéis la entrada (las colas daban la vuelta a varias calles, en serio),  no dejéis de visitar el Begijnjof. Se trata de un remanso de paz en pleno centro que albergó en su día, allá por 1346, a una hermandad femenina católica laica, las beguinas, y donde se conserva la casa más antigua de la ciudad, de cuando se podía construir en madera, en el siglo XV. A partir de 1521 se prohibió la construcción en madera por miedo a los incendios. La entrada a este santuario se realiza por la plaza Spui, que a su vez está rodeada de cafés y librerías. Una vez dentro hay que respetar la intimidad de los actuales residentes.
Una última cosa que me gustaría recomendar antes de despedirme, es una visita en barco por los canales. De ese modo se tiene una visión más global de la ciudad. Nosotras lo dejamos para el último día, para llevarnos un recuerdo final de lo más significativo. Te van explicando los edificios más emblemáticos y te permite ver la ciudad desde otra perspectiva. Los barcos salen al lado de la estación central cada hora. Esto será lo primero que veréis de Ámsterdam si llegáis en tren.  El tren sale desde el mismo aeropuerto y cuesta unos 4€. Una vez en la estación central  sí recomiendo coger un taxi, al menos el primer día que os deje en el hotel y el resto del viaje os movéis en bici o en tranvía.
Pues no sigo, que ya me he enrollado bastante. Espero que os gusten las fotos.
Un beso y a disfrutar del otoño.
Suzy



sábado, 19 de septiembre de 2015

CUMPLIENDO SUEÑOS

El pasado 8 de julio en la Plaza de Toros de Murcia tuvo lugar un hecho histórico para muchos de los que pertenecen a mi generación. Tocó en directo ROGER HODGSON, el cofundador del mítico grupo de los 70, SUPERTRAMP.  Y esto es histórico primero por la cercanía y segundo por la oportunidad de verlo en directo después de más de 30 años. Cuando el grupo se separó allá por el año 1983 me quedé hecha polvo. Sólo un año antes había tocado en Madrid y estuve a punto de verlos. Me costó endeudarme con todos mis amigos para conseguir las 2000 pesetas que costaba la entrada (un fortunón), más el billete de autobús. Pero cuando ya había reunido toda la pasta mis padres no me dejaron ir. Como he dicho, me quedé destrozada (y eso que no sabía que justo un año después se separarían). Después de los Beatles, Supertramp fue mi primer grupo. Por lo menos el primero que recuerdo haber seguido con absoluta devoción. Insisto, después de los Beatles, que eso ya sabe todo el mundo que fueron los number one y ahí se quedaron, jeje.
No obstante, dos años después de aquella decepción, pude verlos en el Palacio de los Deportes de Madrid. Aunque ya no estaba Roger Hodgson, el grupo seguía manteniendo al resto de sus miembros y eso me bastaba para alucinar. Sonaron impecablemente y puedo decir, sin temor a equivocarme, que fue mi primer concierto con mayúsculas. Ni que decir tiene, que lloré a moco tendido en cuanto sonó el primer acorde. Pero a pesar de todo eso no era lo mismo sin Roger Hodgson. Es como ver a Paul McCartney, que fue IMPRESIONANTE, por supuesto, pero siempre te quedará la otra mitad. Si las canciones las escribían los dos está claro que todas las de Lennon no las vas a oír. Pues aquí pasaba lo mismo, todas las de Roger (que son justamente las más reconocibles) no las podíamos oír, pues había sido él el que  había dejado la banda.
Esto no le quitaba valor al concierto en su momento, pues casi todas mis favoritas eran y siguen siendo obra de Rick Davies y ya digo que el concierto fue increíble. De hecho, un montón de años después de aquello, creo que a principios del 2000, volví a verlos (esta vez en la Plaza de Toros de Murcia) y me volvieron a encantar.
Sin embargo, seguía teniendo la espinita clavada por no haber visto a Roger Hodgson y pensaba que ya nunca lo vería, vamos, lo tenía asumido (y lo llevaba bien, con entereza). Por eso, cuando me enteré de que venía a Murcia este verano no me lo podía creer. No lo dudé ni un segundo, de hecho tenía las entradas desde febrero. Y como habréis deducido no me decepcionó. No señor, es más, superó todas mis expectativas con creces. Sonó increíblemente bien, se metió al público en el bolsillo desde el minuto uno y fue realmente un sueño hecho realidad. Nunca pensé que podría oír en directo "himnos" como FOOL'S OVERTURE, BABAJI, CHILD OF VISION, LADY, TWO OF US, o LORD IS IT MINE.
El resto del repertorio sí lo esperaba, pues estaba claro que eran las más comerciales y las que todo el mundo reconoce: School, Take the Long Way Home, Dreamer, The Logical Song, Breakfast in America, It's Raining Again, Give a Little Bit.... Pero todas esas canciones que oí una y otra vez durante mi adolescencia y seguí oyendo durante años, por fin sonaban en directo y con una claridad y una calidad de sonido envidable. Tanto él como el resto de musicazos que lo acompañan lo dieron todo y fue una auténtica gozada. Además pudimos comprobar que es una persona muy cálida y muy cercana. Es encantador y eso la verdad es que se agradece, pues además, de disfrutar de su música disfrutamos con su compañía.
En una palabra y para no enrollarme más (que me estoy rallando un poco) una maravilla, una noche absolutamente inolvidable.
Suzy



martes, 8 de septiembre de 2015

HOLA DE NUEVO

Perdón por el retraso, cuatro meses sin portar por aquí, un poco más y me cierran el quiosco. En verano no tengo Internet y el final de curso fue bastante histérico, como siempre. De modo que entre una cosa y otra, pues hasta hoy.  Ahora sí que tengo cosas que contar. Justo antes de empezar las vacaciones tenía preparada una entrada, pero como ya he dicho, al final me lié. Y es que el fin de curso pasado no fue un fin de curso cualquiera. No señor,  fue la graduación de mi hija. Y eso queridos amigos, fue algo muy importante para mí. Más de una vez he contado por aquí los muchos quebraderos de cabeza que hemos pasado, no sólo ella sino toda la familia,  en estos años de educación secundaria. Por eso, el hecho de que por fin se graduara, se merecía una entrada con todas las de la ley. El curso pasado fue muy agobiante, pues sabíamos que teníamos que acabar sí o sí y salir del instituto por la puerta grande. Y así fue. Así es que justo un año después de celebrar mi "graduación" al dejar Isaac Peral y hacer el discurso de despedida para mis alumnos de 4º, me volví a encontrar en el mismo salón de actos.  Esta vez, sin embargo, iba rodeada de toda mi familia y yo estaba entre el público y no en el escenario. Esta vez la protagonista absoluta era mi niña (y toda su promoción, por supuesto) y yo me limitaba a ejercer de "madre de artista" y a disfrutar del momento con mucha emoción. Cuando pienso en lo complicado que fue el comienzo y lo bien que le ha ido al final, sobre todo en los dos últimos años, se me hace un nudo en la garganta. Ahora tiene que empezar de nuevo otra vez y al principio será duro, pero ya ha demostrado muchas veces que es una luchadora nata y que es muy difícil que la hundan, de modo que no me cabe la menor duda de que le va a ir bien en esta nueva etapa.
En cualquier caso lo importante es seguir avanzando y seguir aprendiendo, y aunque ya no tenga que volver a estudiar matemáticas o física, habrá otras cosas que se le pongan difíciles y tendrá que seguir luchando.
Enhorabuena una vez más. Te quiero.

Suzy

martes, 21 de abril de 2015

LUNES NEGRO

Hola de nuevo. Después de un suceso tan horrendo como el de ayer en el instituto Joan Fuster de Barcelona no podemos menos que reflexionar un poco. Supongo que habrán corrido ríos de tinta por las redes sociales, no obstante, yo estoy bastante conmocionada desde ayer y como no se me va de la cabeza he decidido poner por escrito lo que me está rondando. Yo tengo un hijo de 13 años, soy profesora en un instituto y además compartía instituto con mi hija de 17. De modo que me sentí muy identificada con la profesora herida y con su hija que intentó ayudarla. Pensé que eso me podía pasar a mí en cualquier momento. Cualquier día puede entrar un alumno a mi clase y sacar de esas mochilas que pesan 200 kg cualquier arma (siempre será un arma blanca en este país) y arrojármela o clavármela. Y, por supuesto, siempre y cuando no tenga 14 años a ese angelito no le pasará nada. No sé a vosotros, pero a mí me da mucho yuyu. Para empezar, me indigno una vez más (en vano, ya lo sé) porque mi gremio no se movilice con cosas como esta. Esta mañana no tendríamos que haber entrado a clase ninguno, en ningún instituto de España, en solidaridad con las víctimas y como protesta contra la indefensión a la que estamos expuestos desde hace lustros. Porque no nos engañemos, esto es noticia esta semana, pero la que viene volvemos a estar a los pies de los caballos. Cualquier padre o cualquier alumno puede venir o esperarnos a la salida y darnos la del pulpo. Pero eso ya no será noticia y sólo interesará a los pocos que se preocupen por el desgraciado de turno.
Y así ¿hasta cuándo? ¿Cuántas barbaridades más tienen que ocurrir para que cambien de una puñetera vez la edad penal en este país? 
  El brutal asesinato de Sandra Palo en 2003 no fue suficiente para cambiar la ley. Uno de sus cuatro asesinos que contaba entonces con sólo 14 años, el Rafita, fue acusado de secuestro, violación y asesinato y  sólo cumplió 4 años de internamiento en un centro de internamiento en Carabanchel. Imagino como se le revolverán las tripas a la madre de Sandra cuando piense que semejante psicópata está pululando por ahí. De hecho esta señora, Mª del Mar Bermúdez, ha creado una asociación (Asociación Sandra Palo) que intenta conseguir, entre otras cosas, que se revisen las leyes y se endurezcan las condenas de los menores en España. 
   Ahora no nos vamos a poner a buscar culpables, ni a rasgarnos las vestiduras, total de qué serviría. Desde el momento en que nuestros alumnos desayunen, coman y cenen sexo y violencia sin ningún control no sirve absolutamente de nada. Ya hablé hace tiempo aquí de lo que me atreví a denominar como "Generación sin Rombos" a tenor de la basura que consumían por televisión tanto los alumnos de Primaría como los de Secundaría. Pero no es sólo que nadie les dice que se vayan a la cama cuando ponen cosas que no son adecuadas para su edad (que es a todas horas); es que nadie les pide el DNI para ver cualquier película de mayores en el cine o para comprar cualquier videojuego para mayores de 18. Cuantas más entradas se vendan... o cuantos más videojuegos se compren mejor para todos.  
  En fin, no me quiero alargar mucho más, sólo quería compartir con vosotros una canción que desgraciadamente viene muy a cuento de lo que pasó ayer. Se trata de la famosa (por lo menos para mi generación) I don't like Mondays de los Boomtown Rats del año 1979. La canción fue escrita tras conocerse la noticia de que una chica de 16 años en San Diego (California) había matado al director y al conserje y  herido a un total de 8 personas más entre alumnos y profesores de su instituto. Cuando le preguntaron el por qué, contestó simplemente que no le gustaban los lunes y quería "animar" el día. Ante un crimen tan absurdo como el de ayer es lo único en lo que puedo pensar.
Suzy