domingo, 22 de abril de 2012

CRESPILLOS EN EL BARRIO GÓTICO

Hola a todos, una vez más mis alumnos me han sorprendido positivamente haciéndome pasar cinco días inolvidables. Decidí irme de viaje de estudios con ellos cuando me enteré de que el viaje era a Barcelona. Ya sabéis que es una de mis ciudades favoritas, así que cualquier excusa es buena para volver. La única vez que me había atrevido a irme a un viaje de estudios fue cuando llevaba dos años trabajando y como no pasó nada decidí no arriesgarme más.
De eso hace 18 años y creí llegado el momento de volverlo a intentar. El viaje constaba de tres días en Barcelona y uno en Tarragona, para terminar visitando Port Aventura el último día. Total cuatro noches, cinco días. Sacar a 39 adolescentes de 15 y 16 años (menos una de 18) de su habitat es un pelín arriesgado, pues pueden ser muy peligrosos una vez lejos del control parental.
No obstante todos hemos sido adolescentes (aunque a menudo se nos olvida) y sabemos cómo es.
El primer día lo pasamos entero viajando. Salimos a las 6:00 de la mañana e hicimos una parada (bueno, una detrás de otra, jeje) para visitar las Cuevas de San José en el Vall d´Uixó. Muy bonitas, la verdad, mucho más interesantes de lo que me esperaba.
Doce horas después y a ritmo de Manolo Escobar llegamos a nuestro hotel. Típico hotel a las afueras de BCN acostumbrado a alojar a hordas de adolescentes y algún comercial que otro de paso por la ciudad condal. Con esto quiero decir que más básico no podía ser, pero era perfecto para nuestro propósito. Tengo que decir que íbamos tres profesores; Evaristo, el profe de mates, María Jesús, la PT (pedagoga terapeútica) y yo. La sincronización a la hora de repartirnos las tareas ha sido excelente. Evaristo llevaba las cuentas, María Jesús gestionaba todos las entradas y vales necesarios para las actividades y yo (como los conocía casi a todos) me encargaba de dar las instrucciones y organizarlos. Las guardias por la noche para que no se desmadraran más de lo normal en el hotel también las fuimos rotando.
El segundo día lo teníamos muy concentrado en cuanto a actividades culturales se refiere. Había que enseñar BCN empezando por una punta y acabando por otra y nada mejor que una guía turística para que nos lo contara desde nuestro autobús. Nuestro chofer, Cristóbal , un sevillano afincado en Benidorm, ha estado con nosotros en todo momento y aunque empezó siendo un poco cascarrabias al final le pasó como a Clint Eastwood en Gran Torino (palabras textuales de Evaristo). Cuando nos despedimos de él despedimos a un amigo. ¡Grande Cristóbal!
La guía que nos tocó era bastante típica en lo que se refiere a la ausencia de paciencia. Metió el turbo y empezó a dar instrucciones en plan ametralladora. Era buena, pero pelín atacada. Los chavales se portaron de lujo, pero para ella no era suficiente. Acostumbrada a llevar momias que no se mueven pues claro, los comentarios típicos se le hacían ensordecedores a la tía.
Después de comer (muy bien por cierto) en el puerto olímpico nos tocaba la visita a La Pedrera.
Debo decir que esta visita fue el motivo principal para animarme a hacer el viaje, puesto que la última vez que estuve no me dio tiempo a verla. Sin embargo el nivel de retención cultural de los chicos estaba llegando a su fin y no veían el momento de que los dejáramos a su bola por las Ramblas. El ánimo de la tropa como digo estaba un poco bajo puesto que no habían dormido mucho y llevábamos todo el día pateando. Pero para su sorpresa los dos guías que se encargaron de enseñarnos La Pedrera (cantera en catalán) eran dos cracks, sobre todo el chico que nos tocó a los de mi grupo. Hizo la visita muy amena e interesante y consiguió captar toda su atención con datos y anécdotas de lo más atractivas. Fue realmente genial. El espíritu de Gaudí ya no nos abandonaría en todo el viaje.
Por fin llegó el esperado momento (sobre todo por las chicas) de pasear por las Ramblas y hacer acopio de souvenirs. A la hora convenida con Cristóbal nos montamos en el autobús de vuelta al hotel. He de resaltar lo extremadamente puntuales que han sido los chicos, no hemos tenido que esperarles en ninguna ocasión.
El tercer día más de lo mismo aunque ya sin guía. Visitamos la iglesia que ha inspirado el best seller La Catedral del Mar, esto es la iglesia de Santa María del Mar que está también en el barrio gótico; la Sagrada Familia por dentro y por fuera y almuerzo en el Pueblo Español. Este almuerzo llamó la atención por su pésimo nivel. Vamos, que comimos fatal (tendremos que quejarnos a la agencia). Después de comer visita al Parque Güell para despedirnos de Gaudí y vuelta al hotel. Como era la última noche en BCN apuramos el tiempo de ocio en las habitaciones sin dejar de vigilar a los italianos que se dedicaron a liarla desde el minuto uno.
El cuarto día teníamos que ver el Museo de Cera, que también está en las Ramblas y la inevitable visita al Camp Nou. Del museo yo pasé, pero a ellos les gustó (bueno a casi todos). Nos quedaba por ver la catedral culé y después de comer despedirnos de las Ramblas para salir rumbo a Cambrils. La visita al Camp Nou acabó justo cuando estaban llegando los jugadores que venían de perder en Londres. Así que ya puestos nos quedamos (algunos) a esperarlos. Los rostros cabizbajos que salieron del autobús hablaban por si solos. El único que se molestó en saludar fue Iniesta.
El hotel de Cambrils era harina de otro costal. Hotel de cuatro estrellas para familias, estudiantes y jubilados. Bestial de grande y bastante bien organizado, al fin y al cabo tanto Cambrils como Salou viven exclusivamente del turismo.
Nada más bajar del autobús un relaciones públicas de una disco vino a "vendernos" la fiesta de despedida en una discoteca exclusiva para menores. Se supone que no dejan entrar a extranjeros y no les sirven bebidas alcohólicas salvo a los que tengan 18 y puedan acreditarlo. Los llevan y los traen en furgonetas (cuando quieran) y les regalan una camiseta. Todo ello por el módico precio de 6 euros (consumición incluida). Nos pareció bastante razonable y se lo merecían porque se habían portado fenomenal. Además en el hotel no iban a poder pasearse por las habitaciones para montar fiestecitas de despedida ya que el de seguridad se dedicaba a "apatrullar" por todas las plantas durante toda la noche.
No obstante, no todos estaban por la labor de salir de fiesta. Hasta ese momento no habíamos tenido ningún problema de convivencia más allá de los típicos problemillas de no quiero dormir con este o prefiero al otro. Llegados a este punto del viaje el cansancio empezó a hacer mella y aparecieron los primeros síntomas de malos rollos. Afortunadamente han sido buenos hasta para eso, solucionándolos entre ellos mismos y nuestra intervención fue practicamente innecesaria.
Decidimos dividirnos una vez más y María Jesús se quedó en el hotel con los "mansos" y Evaristo y yo nos llevamos a la mitad marchosa a que se desfogaran bailando.
Después de dos horas de machaque de reggaeton me atreví a pedirle al DJ una canción de LMFAO que al fin y al cabo estoy harta de oírsela a mi hijo que tiene el disco puesto todo el día.
No me puso la que yo quería (Party Rock Anthem) :( pero casi (Sexy and I know it) xD
La disco era exactamente cómo nos la había descrito el relaciones públicas, salvo que olvidó mencionar que tenían gogos (dos maris muy escasas de ropa y un tío marcando tableta) que subieron bastante la temperatura ambiente del local, jajaja.
Al día siguiente teníamos la despedida en Port Aventura. Ni que decir tiene que este era el plato fuerte del viaje para los alumnos, pues pensaban montarse en todas las atracciones o al menos intentarlo. Nosotros tres nos dedicamos a disfrutar de los espectáculos que están bastante bien y a pasearnos por Polinesia, China o el Far West pasando por Mexico. Nos reímos bastante, sobre todo cuando nos hicimos la foto en sepia en el Far West, nosotras vestidas de chicas can can y Evaristo de sheriff.
Siete horas después de entrar en el parque y absolutamente exhaustos dimos por concluido el viaje. Solo nos quedaban otras seis horas de autobús por delante para devolvérselos a sus padres sanos y salvos.
He empezado diciendo que me habían dado un viaje estupendo e inolvidable y lo repito. Ha sido fantástico ver cómo se admiraban y se sorprendían con lo que iban descubriendo. Ha sido muy esperanzador ver que la integración es posible viendo cómo españoles y ecuatorianos (que solo tienen en común la lengua) pueden convivir y disfrutar juntos. Ha sido muy divertido ver cómo se "perdían" y se encontraban por una ciudad cosmopolita y multitudinaria como BCN; o cómo intentaban comprar crespillos en el barrio gótico (aunque fuera de coña). Y lo más importante ha sido genial comprobar que no solo les interesan los vídeo juegos, el tuenti o ir de compras sino que también pueden emocionarse ante la contemplación de una obra de arte. ¡Uy! me estoy poniendo cursi.
¡¡Gracias chicos!! Os quiero.

Suzy



10 comentarios:

  1. ¿Qué decir? Una experiencia que tardaremos mucho en olvidar. Que permanecerá siempre, y que, por lo menos yo, recordaremos con mucho cariño.
    Así da gusto irse de viaje.

    Lucía.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que lo pasasteis mal, ¿no?
    Me alegro del disfrute merecido.
    Podemos cantar ya: "¡You're from Barcelona"!

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo son los de Lengua! Le ponen los dos signos de admiración a las frases aunque sean en inglés...

    (Alfredo dixit)

    ResponderEliminar
  4. Mss Smith eres una super madre, una super profe y una super todo jeje

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja,¡qué gracioso y qué bonico!
    ese Johnny.

    ResponderEliminar
  6. Profe! Está genial! Me encanta esta encantadora forma en la que has recogido 5 inolvidables y fantásticos días en un texto cargado de recuerdos y cariño ;) Yo personalmente, volvería, pero con todos. Muchisimas gracias a Evaristo, Mª Jesús y a ti, por supuesto.
    I miss Barcelona! Un abracete de tu alumna Marina Jiménez :) ♥

    ResponderEliminar
  7. Vaya, si que has tardado en leerlo, jajajaja.
    Me alegro de que te haya gustado.
    Muchas gracias preciosa.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestra por segunda te comento aunque no se pudo grabar la primera vez jajajaj.
      Que muchísimas gracias por toda la felicidad que nos habéis dado, y todas las alegrías y emociones que nos habéis demostrado.
      Ahh y que si eso, este veranito nos vamos otra vez jajaj ;)
      Un beso y abrazo muy grande para Evaristo, María Jesús y para ti. os lo mereceis ;)
      Te quiero muchisimo. Lola Muchas gracias ♥

      Eliminar
  8. Jajajaja,¡qué grande mi Lola!, que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, igual que esa pedazo de voz para cantar soul,
    la nueva Adele ;)
    Un besazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja ojalá !!
      muchos besos ;)

      Eliminar