miércoles, 21 de septiembre de 2011

FIN DE VERANO

Siguiendo con lo que el verano ha dado de si, puedo contaros que para variar estuve en Inglaterra y esta vez intenté buscar itinerarios nuevos y actividades diferentes, por aquello de no rayarme mucho. El clima acompañó bastante, vamos, nada que ver con los típicos veranos ingleses en que me tenían que poner la calefacción porque me pelaba, será el cambio climático. De manera que pudimos disfrutar de las playas del suroeste, que es donde el inglés medio veranea. Los que tienen pasta se van a la Costa Azul como muy cerca. Playas muy poco atractivas para bañarse si vienes del Mediterráneo pero no dejan de tener su punto, son bonitas, hay que reconocerlo.
Otra novedad de estas vacaciones fue la visita a Torquay, ciudad natal de Agatha Christie. Está relativamente cerca de donde vive mi suegra y no me había decido nunca a ir. Pertenece a una zona que se conoce como The English Riviera, lo más parecido a la rivera francesa según ellos. Y la verdad es que es bastante bonito, lo único es que está muy masificado. Es la zona de veraneo por excelencia y claro, en agosto está a reventar. Eso se traduce en tráfico, tráfico y más tráfico. Definitivamente el mayor problema de las islas no es el paro, sino el tráfico. Jo, es una auténtica pesadilla. La ciudad de Torquay es bastante grande y tiene de todo claro, pero lo que más llama la atención son sus gaviotas, joroba, son de armas tomar. Le tienen el pulso cogido a los lugareños, que deben estar hartos de ellas y no se cortan un pelo. Imposible no pensar en Hitchcock...Están por todas partes pero es que se suben a las mesas de las terrazas y se ponen a comerse todo lo que sobra y como te descuides no esperan ni a que te levantes, jejeje.
En lo relativo a la gran maestra del crimen, todo lo que tiene que ver con ella está indicado y debidamente explotado para que no se pierda ni un detalle el visitante de turno. El Gran Hotel donde le gustaba tomar el té, el Pavilion que ahora es un centro comercial y por supuesto su casa, que ha sido rehabilitada recientemente y cuya visita incluye un viaje en un autobús de los años 40 en un estado de conservación increíble. Muy chulo, sí señor.
No obstante, su casa no llegamos a verla pues ese día no abrían (que poca previsión), pero vimos todo lo demás.No problem, ya la veremos el año que viene.
Otra novedad de este año fue la visita a la Feria de Agricultura de Honiton. No podía yo imaginar lo que iba a ver cuando llegué allí. La quinta esencia de lo British en todo lo suyo.
Para empezar me sorprendió la grandiosidad del evento, y con ello quiero decir que el "recinto" escogido eran los campos de alrededor del pueblo de modo que aquello era inabarcable.
En segundo lugar el despliegue de todo lo que te puedas imaginar relativo a la agricultura, las granjas y las industrias que dependen de ella en mayor o menor medida. Desde lo más obvio como los animales (caballos, vacas, ovejas etc), hasta los herreros, los artesanos del cuero para las botas de montar,la maquinaria para labrar o los criadores de perros para la caza del zorro. Y toda la parafernalia que se deriva de todo esto. En una palabra: ¡ENORME! En serio, me quedé a cuadros, no me lo podía creer. Todo lo que se muestra en la feria se premia, hasta los huevos tienen categorías, jajajaja.
¡Qué cantidad de gente, de cosas y qué bien organizado todo! como siempre. En eso están a años luz de nosotros, jode reconocerlo, pero es lo que hay. Como no podía ser de otra manera la noche anterior había diluviado y el terreno estaba "estupendo", pero vamos, ellos son los reyes de las botas de agua, así que tiran millas campo a través sin ningún problema, jajaja.
Me encantó, disfruté como una enana y sin duda lo que más me gustó fue ver los trailers de los sabuesos para las cacerías con sus dueños haciéndose sus picnics con todo lujo de delicatessen.
¿Se puede ser más pijo? jejejeje.
En serio, fue muy interesante y muy curioso.
Por último tengo que mencionar que fuimos una vez más al inevitable Sidmouth Festival a ver a los freakies de la temporada en todo su esplendor.
No sé si ya he hablado del festival en alguna ocasión pero por si no diré que se trata de un festival internacional de folk y está muy bien. Es toda una institución, lleva haciéndose mucho tiempo. Lo mejor es pasearse y ver a todos los músicos (a cual más freaky) tocando por las plazas y el paseo marítimo de la ciudad. No tiene desperdicio, en serio.

Suzy


No hay comentarios:

Publicar un comentario