jueves, 7 de mayo de 2009

CONCIERTO DE PAUL McCARTNEY.MADRID 30 MAYO 2004

23 febrero

Todo empezó un jueves por la mañana con la frenética búsqueda de las preciadas entradas por toda Cartagena. Tras recorrer media ciudad, por fin localizo el telefono donde hacer las reservas y me voy corriendo a comprar el billete de tren. Con muchos nervios y el gusanillo en el estómago llego el sábado al tren. Ya estoy en camino!! Aún tengo que recogerlas el domingo, no sé cómo voy a aguantar. Llego a la FNAC y no están (jarro de agua fria),tiene que ser en el estadio, pero no desespero.
La mañana y la tarde pasan rápido en compañía de mi amiga (y madrina de mi hija) Belén y su novio Emilio; aunque ellos no vendrán al concierto conmigo. El encargado de acompañarme será mi tio, padrino y compadre Juan Diego. Llegan las 7 de la tarde, hay que coger el metro y hacer 2 transbordos; necesitamos al menos una hora para llegar al campo que está lejísimos. Cuando bajamos en la última estación ya vemos la marea humana que se dirige hacía allí. No sabemos dónde está exactamente pero sólo hay que seguir a Vicente.
El estadio es bastante más grande de lo que me imaginaba. Reconozco algunas caras famosas, Pepe Navarro, Nancho Novo.. Otra espera agónica en la taquilla mientras buscan mis referencias, código etc. Por fin!! Ahora si!! Ya son mías!!
Entramos directamente. Estamos en la puerta correcta. Tres controles más y mucha seguridad, ya se ve el escenario un poco... Tengo la piel de gallina y me voy poniendo cada vez más nerviosa. Son las 8 y cuarto de la tarde. Tenemos asientos en las gradas. El nombre del estadio es "La Peineta" debido a la forma del mismo. Los graderios forman como una inmensa peineta. Estamos bastante altos y a la izquierda del escenario. El estadio es de atletismo y bastante grande por cierto. Digamos que no estabamos precisamente encima de McCartney. No obstante las dimensiones del escenario son gigantescas y veo que tienen dos enormes pantallas de video a cada lado del mismo, lo cual me da esperanzas.
La vista es preciosa, en realidad aquÍ se acaba Madrid. Un poco más y nos salimos de la provincia. Tenemos justo enfrente el aeropuerto y el paisaje manchego ya se adivina al fondo. Sigue llegando gente, pasa un tio vendiendo prismáticos dispuesto a hacer el agosto. Los botellines de agua son a 3 euros, igual que la Coca Cola, un auténtico atraco.
Seguimos esperando mientras vemos movimiento en el back stage, una gente con unos trajes de época muy escandalosos. Son las 9 y media y la gente empieza a impacientarse. Los de las gradas bajas deciden hacer la ola y poco a poco todo el estadio estamos ensayándola. A las 10.00 empiezan a pitarle y justo en ese momento se enciende el escenario y sale un tio que es como la reencarnación de Elton John en su buena época (traje de lentejuelas rojo y sombrero de copa) y empieza a poner música en plan hip hop y dance . Acto seguido aparece otro tio vestido de mosquetero con unos zancos enormes y bailando de forma increible. En seguida se le unen dos más y cuatro o cinco tias. Dos de las chicas hacen el numerito del arco en plan trapecio, todo muy circense y sin parar de bailar. Mucha marcha y así 20 minutos. Los artistas se despiden y cae un telón que estaba tapando parte del escenario.
Y de repente aparece Paul con cuatro músicos; un batería negro enorme, un teclista calvo con perilla, un guitarra de pelo largo y moreno y un bajo rubio. Y se desata la histeria.
La primera canción no me suena de nada y me resulta muy estridente, un poco distorsionada incluso. Antes de empezar la segunda los saludos de rigor: HOLA MADRID, VIVA ESPAÑA!! La segunda es All my loving y el estadio se cae abajo. A partir de ahí siguió una interminable lista de canciones de los BEATLES ( Cry for no-one, Drive my car, The long and winding road, Blackbird, I´ll follow the sun, Lady Madonna, Back in the USSR, Get back, We can´t work it out, Penny Lane, Eleanor Rigby, Every single day of my life.....) más otras tantas de su etapa con los Wings y en solitario. En dos ocasiones el grupo lo dejó completamente solo con su guitarra acústica o con su piano para tocar alguna de las más famosas ( Blackbird o Cry for no-one ). Lo que dije del sonido en la primera canción sólo duró eso, una canción, a partir de ahí la claridad y limpieza fueron absolutas. Las dos pantallas pronto se convirtieron en 8, cuatro a cada lado, de manera que en ningún momento eché de menos los prismáticos.
Dos de los momentos más emocionantes de la noche coincidieron con los homenajes a Lennon y Harrison. Los introdujo diciendo que muchas veces no decimos lo que realmente queremos decir a las personas que queremos. Bien porque no tenemos la oportunidad o porque no nos atrevemos y de repente van y se mueren y luego te arrepientes. El público después de tanta solemnidad quiso cambiar de registro coreando el nombre de Ringo, a lo que Paul respondió con Yellow Submarine.
He olvidado decir que en todo momento estuvo simpatiquísimo, como buen showman, haciendo bromas sin parar sobre sus conocimientos de español y lo que le enseñaron en el cole. Los chistes tontos ( del tipo de la primera etapa beatle ) se sucedían en español y en inglés. Aunque casi todo el tiempo habló en español (con su chuleta en los pies), bueno primero lo decía en inglés y después lo resumía en español. La broma más aplaudida fue cuando dijo:
I studied Spanish when I was 11, back in Liverpool. Do you know what they taught us in England?:
"Yo vi tres conejos en un árbol. ¡Que sí!, ¡Que no!, ¡Que sí, que lo he visto yo!"
Al final del concierto alguien le tiró 3 conejos de peluche,jaja ( supongo que estaría preparado). Practicamente cada vez que tocaba una canción nueva le cambiaban la guitarra, vamos que no aguantaba más de tres canciones con la misma. Al menos sacó 10 ó 12, una exageración. En ningún momento de la actuación paró para descansar o para beber agua siquiera. El climax llegó con Hey Jude, con lo que se dió por concluido el concierto oficial ( pero por supuesto falataban los bises ). Se metió y descansó 5 minutos durante los cuales seguimos cantando sin él.
Quedaba presentar a la banda. El batería negro y grande como un armario se puso también a hablar en español, pero con bastante mejor acento que el de Paul ( que era de doña Croqueta vamos ). Nos preguntó si estabamos preparados para el rock y para el fuego?? y en ese momento arrancó Live and let die, con imagenes de las películas de James Bond y en el estribillo, sin esperarlo para nada de se iluminó todo el estadio con un castillo de fuegos artificiales y con fuego real saliendo del suelo. ¡Una pasada!
En el último bis preguntó: " Do you want more?" y todos YES!!. "But we have to go home and you have to go to work tomorrow, y todos NOOOOO" . Aún nos quedaba Yestserday , Let it be (él solo) Sargeant Pepper´s y Helter Skelter con el resto de la banda como colofón histérico con miles de confetti para despedirse.
Tengo que destacar Blackbird y I´ll follow the sun que son las dos que les puse a Javi y a Angel respectivamente por el móvil y que me emocionaron bastante, igual que We can´t work it out, Penny Lane y Eleanor Rigby.
En fin, increible es lo único que puedo decir, puesto que aún no me lo creo.
Dedicado a todos mis amigos beatlemaniacos.

Suzy

1 comentario:

  1. Buen "review" Susana.
    Yo tengo el DVD en directo BACK IN THE US, de hace 2-3 años. Te lo recomiendo. Tiene unos extras muy buenos y está muy bien producido.
    El repertorio es brutal, y con unos arreglos de banda más potente de lo acostumbrado.
    Además, es Paul McCartney.
    Si quieres te lo presto.

    ResponderEliminar